Ni Franz Ferdinand ni Gloria Gaynor: Camela colapsa la Plaza Mayor de Valladolid a ritmo de tecno-rumba

Los reyes del sintetizador con toque flamenco consiguen reunir a 27.000 personas y colgar el cartel de 'aforo completo'

Camela. Nos lo tomamos a broma, pero no. Nexo de unión entre españoles, reyes de las verbenas. Si alguien más osa mezclar el cóctel explosivo de música tecno, rumba, flamenco y piruetas solo puede derivar en algún desastre nuclear a lo Chernóbil. Pero Camela lleva más de 25 años convenciendo y arransando a golpe de sintetizador.

 

La noche del lunes en la Plaza Mayor de Valladolid no fue una noche más en el feudo por antonomasia de las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo. El nueve de septiembre estaba escrito como el día del peregrinaje al templo de la tecnorumba.

 

Mari Ángeles y El Dioni le siguen cantando entre medias de toda la parafernalia al amor y al desamor y el público, que viene encandilado de casa, tan solo se deja llevar. Lo que ha ocurrido momentos antes se puede resumir de la siguiente manera. 

 

Empieza siendo un ejército de fans que se agolpan a primera hora de la noche en busca de las mejores posiciones, continúa el grupo de jóvenes que les da pavor reconocer que escuchan Camela, y tras ellos los que van por las risas pero se saben todas. A continuación el que no es fan pero sí quiere verles y, por último, los que tan solo quieren acercarse a escuchar música en directo.

 

Así hasta el lleno absoluto de 27.000 almas y las calles aledañas cortadas desde el comienzo del espectáculo. La fórmula Camela funciona, convence, gusta, atrae y, por supuesto, divierte. Desde Las Delicias hasta Covaresa.

Noticias relacionadas