Multa de 2.160 euros para la pareja implicada en los incidentes ante una mesa de VOX en Delicias
Cyl dots mini

Multa de 2.160 euros para la pareja implicada en los incidentes ante una mesa de VOX en Delicias

Un tercer implicado ya había sellado una sentencia de conformidad y aceptó dos años de cárcel por distintos delitos, uno de ellos de odio.

El matrimonio que se vio implicado en los incidentes registrados en marzo de 2019 ante una mesa informativa que VOX había montado en la calle Embajadores de Valladolid, juzgados esta semana en la Audiencia Provincial, ha sido condenado al abono de multas de 2.160 euros.

 

La pareja, P.J.G.G. y M.I.G.G, había sido acusada de un delito de atentado y el fiscal solicitó un año de cárcel para cada uno, si bien la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial ha resuelto finalmente absolverlos pero, en cambio, considera que su conducta es constitutiva de un delito de resistencia y, por ello, les impone una multa de 2.160 euros, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en un comunicado recogido por Europa Press.

 

El juicio se celebró contra ambos la pasada semana, mientras que el principal inculpado, L.M.P, que fue quien inició los incidentes, llegó a un acuerdo previo con la acusación pública y aceptó una condena global de dos años de cárcel.

 

En concreto, la condena para este último incluía un año y medio de cárcel por un delito de odio y cinco de inhabilitación para profesión u oficio relacionado con el mundo docente, deportivo y de tiempo libre, junto con una multa de 720 euros, así como otros seis meses más de privación de libertad por atentado y 300 euros de sanción económica por un delito de maltrado sin lesión.

 

Frente a lo ocurrido con este último, quien tras oir su condena se retiró de la sala, la vista oral prosiguió contra los otros dos encausados, quienes mantuvieron su inocencia, de ahí la petición absolutoria formulada por su defensor y, alternativamente, una pena mínima al considerar que sus patrocinados actuaron bajo estado de necesidad, arrebato u obcecación o miedo insuperable, mientras el Ministerio fiscal interesa para cada uno una pena de un año de prisión por atentado.

 

Los hechos ocurrieron sobre las 14.00 horas en la Plaza del Carmen, donde VOX había montado una mesa informativa a la que en un momento dado se acercó L.M.P. y comenzó a realizar fotos y a reirse de los componentes de dicha formación política a los que se dirigió en los siguientes términos: "Fascistas de mierda, qué hacéis aquí, sois unos putos maricones, hijos de puta, defendéis la puta mierda de la corrupción", así como otras lindezas en tono amenazante, además de incluso coger por la pechera a uno de los allí presentes a quien trató de propinar un puñetazo.

 

Mientras que estos hechos quedaron zanjados penalmente, al haber reconocido el autor su culpa y pactar la pena, la Audiencia Provincial ha entendido ahora probada la participación de los otros dos acusados a quienes ha condenado por resistirse a los agentes que se personaron en el lugar para poner paz y evitar males mayores.

 

"Es cierto que, la intención de ambos es evitar la detención, evitar que los agentes les inmovilicen y les pongan las esposas y se los lleven. No parece acreditado que la intención fuera, directamente, causar lesiones o agredir o acometer a los agentes. Su actitud, activa, porque gritaban, manoteaban y pataleaban, tenía como finalidad hurtarse de la detención, por lo que se han calificado los hechos como resistencia y no como atentado", explica el tribunal sentenciador.

 

"VUESTRA FUNCIÓN ES ECHARLES DEL BARRIO"

 

El tribunal entiende probados distintos reproches y recriminaciones dirigidas a los funcionarios por parte del matrimonio condenado. "¡Vuestra función no es defender a los de la mesa, sino echarles del barrio, que es lo que tenéis que hacer!"..."¡los policías sólo protegen a estos fascistas, sois iguales que estos hijos de puta!"..."¡cuando os llamo para que vengáis a mi casa, no tenéis gente, pero para proteger a esta basura, sí!".

 

Ante ello, el matrimonio fue requerido para que se identificase, si bien no sólo no lo hizo sino que incluso se resistió e insultó a los agentes en los momentos previos a su introducción en el vehículo policial en el que fue trasladado a dependencias policiales para ser denunciado por estos hechos.