Cyl dots mini

Muere Félix Pérez, uno de los fundadores de la formación de música tradicional Candeal

Ha fallecido esta mañana, a los 67 años de edad, dejando un enorme legado de amigos y un trabajo fundamental en la recuperación musical de la cultura popular.

La música tradicional está de luto. Esta madrugada ha fallecido Félix Pérez, uno de los fundadores del grupo vallisoletano Candeal, junto con su inseparable Toño Ortega. Félix, ataviado habitualmente con una gorra, padeció aproximadamente hace seis años un ictus al que se enfrentó con valentía para superar los problemas físicos que le generó. No era extraño verle caminar como parte de su terapia de recuperación con mucho esfuerzo por las inmediaciones de Simancas, municipio donde residía, haciendo un enorme sacrificio por recuperar la movilidad.

 

Félix (Toro, 1953), ha fallecido esta madrugada dejando un legado de música y amigos. Ex trabajador de la entidad financiera Caja España, compaginó su trabajo con la vocación musical para compartir durante más de 40 años experiencias alrededor de las tradiciones musicales junto con Toño. "La historia de Félix es una historia de supervivencia", narra el cincuenta por ciento de Candeal a este periódico recordando que hace más de treinta años Félix padeció y superó un tumor cerebral. Después llegaron más complicaciones como la fatal reproducción de ese tumor y un ictus más reciente.

 

En el año 2018, el Ayuntamiento de Valladolid tributó un homenaje especial a este grupo fundamental en la música tradicional. Candeal pregoneros de las fiestas patronales de la Virgen de San Lorenzo, cerró, como en otras muchas ocasiones ya lo había hecho, el cartel de actuaciones del programa musical en la Plaza Mayor y sus componentes, Félix y Toño, recibieron un reconocimiento en el salón de recepciones."Ha sido mucho tiempo, tiempos muy bonitos que se acaban", recuerda Toño con todo el cariño hacia su ex compañero de muchas vivencias al frente de Candeal.

 

El grupo ha recibido numerosos reconocimientos por su trayectoria. Profetas en su tierra, tanto el Ayuntamiento como la Diputación Provincial de Valladolid premiaron su trabajo con diferentes distinciones. Habituales de la fiesta de la Comunidad en Villalar de los Comuneros, Candeal cuenta con más de veinte discos publicados y acumula más de 2.000 actuaciones en directo donde plasman la esencia de su frecuentes visitas al mundo rural, a esos pueblos tan nombrados ahora por aquello de la 'España vaciada'; en definitiva, su fuente original de inspiración que luego transformaban con enorme respeto en impecables piezas musicales desde que empezaron este recorrido musical y tradicional a finales de los años 70. 

 

Candeal recibe el premio a la trayectoria artística de la Diputación en 2015.

 

En 2015, la Diputación premió su trayectoria y el entonces presidente de la Institución, Jesús Julio Carnero, resumió los motivos que llevaron al jurado a no tener dudas para conceder este galardón. "Por transmitir a las generaciones presentes y futuras el legado patrimonial inmaterial que con tanto cariño han ido recopilado a lo largo de su trayectoria profesional, recorriendo sin descanso nuestros pueblos, para recoger en ellos el testimonio de nuestros mayores y rescatarlo del olvido. Y lo han hecho pensando no sólo en despertar conciencias identitarias, sino también en divertir, mezclando siempre en sus actuaciones el rigor con el humor y la picaresca”.

 

Pero fueron muchos más los premios y reconocimientos recibidos, así como su participación en diferentes espacios de radio y televisión: La Corrobla, El Coche de Línea, Protagonistas en la COPE con Luis del Olmo, Cantapueblos en Cadena Dial..., entre otros además de colaborar en diferentes medios escritos. 

 

Félix Pérez, casado y con tres hijos que le han acompañado hasta el desenlace final, era el cincuenta por ciento de ese talento que se ha apagado esta mañana y será incinerado este sábado en el cementerio de Las Contiendas a las 16,00 horas. Candeal eligió un nombre muy castellano, rico como el pan y reconocible en toda España. "Fueron tiempos bonitos, pero todo se acaba", mantiene Toño, el otro cincuenta por ciento de una bonita historia.

 

 

 

 

Noticias relacionadas