Muchas caras conocidas arropan el pregón de Jesús Julio Carnero en Rioseco

El pregón de la Semana Santa de Rioseco, pronunciado por el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, concitó a muchas caras conocidas. Entre las autoridades más destacadas se encontraba la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo; o el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos. No faltaban senadores como Alberto Gutiérrez o Miguel Ángel Cortés y la diputada nacional Raquel Alonso.

 

En la iglesia de Santa María se citaban el subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez Iglesias el vicepresidente de las Cortes de Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, el delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo; o los presidentes de las diputaciones de León y Palencia, Juan Martínez Majo y Ángeles Armisén, respectivamente, y el vicepresidente de la Diputación vallisoletana, Víctor Alonso Monge. Entre el público se encontraban los directores generales de Turismo, Javier Ramírez, o el de Ordenación del Territorio, Luis Miguel García Gago. El alcalde de Rioseco, Artemio Domínguez, encabezaba a la casi totalidad de la corporación riosecana.

 

Muchos alcaldes y algunos diputados provinciales acudían al pregón del presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero. También lo hacían el general Manuel Gorjón Recio, el comandante de la Guardia Civil, Roberto Ferrero, y el capitán de la Casa Cuartel de Rioseco, Baudilio Castrillo; así como el presidente de la Cámara de Comercio, Víctor Caramanzana. Algunos antecesores en el cargo, escuchaban el pregón de Carnero: Jesús Hernández, Luis Jaramillo, Javier Burrieza, José Antonio Lobato y José Ignacio Foces, entre otros. Por último, el obispo auxiliar de la diócesis de Valladolid, Luis Argüello, también quiso estar presente en Rioseco.

 

Antes de que el pregón comenzara, el presidente de Nuevo Foro de la Economía, José Luis Rodríguez, que organizó la presentación de la Semana Santa de Rioseco en el Hotel Ritz de Madrid, recibió la insignia de oro de la Junta de Cofradías de la Pasión riosecana.