Moreras y La Rosaleda ya son un fortín inexpugnable contra el botellón

La Policía Municipal ha vallado todo Isabel La Católica, desde el Puente Mayor hasta el del Cubo, y apenas ha dejado unos accesos que estarán vigilados todas las noches.

Dicho y hecho. El alcalde, Óscar Puente, anunció hace unos días que los efectivos y el dispositivo policial de Fiestas serían los mismos para este año sin celebraciones, y todo ello con el objetivo de evitar botellones y posibles contagios de coronavirus en Valladolid. Y no han faltado las cartas en el asunto. Este mismo viernes, a apenas unas horas del ‘no pregón’, la Policía Municipal y operarios de la empresa Blape se afanaban en dejar inaccesible la zona de Moreras y La Rosaleda.

 

O si no inaccesible, al menos prácticamente. Desde primera hora un camión cargado hasta arriba de vallas comenzó la que podría llamarse la Ruta del Fortín. Desde el Puente Mayor hasta el del Cubo, es decir, todo Isabel La Católica, descargando vallas de aproximadamente un metro de altura para convertir el espacio en una especie de fortaleza inexpugnable. Todo quedó concluido en apenas unas horas de trabajo.

 

Así las cosas, las órdenes son claras. Por los pocos accesos que han quedado a estas zonas ajardinadas y de playa solo podrán entrar aquellas personas no sospechosas de botellón. Es decir, los agentes municipales harán las veces de porteros de discoteca desde este mismo viernes hasta el domingo 13 de septiembre, cuando concluirán las no Fiestas.

 

¿Es usted una persona joven con bolsas de plástico y un contenido sospechoso? No podrá entrar. ¿Se trata de un matrimonio con clara intención de dar un paseo? Adelante. Palabras pronunciadas por uno de los propios agentes que estaba colocando vallas este viernes por la mañana.

 

De igual manera, y sabiendo que el titular de este artículo no es literal y sí hay gente que podrá colarse a las zonas de Moreras y La Rosaleda, también habrá policías patrullando por dentro para evitar estos botellones que podrían ser un claro escenario de contagio de COVID.

Las vallas ya lucen en la zona de Moreras y La Rosaleda. JUAN POSTIGO

Comentarios

Vallisoletano Prusiano 04/09/2020 19:14 #7
Menos cañas y mas trabajar. Que no están las cosas para estar de chufla,con una caída del PIB del 18 % no podemos estar pensando en fiestas, solo en trabajar para salir de esta lo antes posible.
Leoncio 04/09/2020 16:58 #6
Lo que resulta enternecedor es ver a los "rebeldes" de La Molinera dóciles cual gato capado. ¿No pueden ofrecer su espacio como alternativa frente al poder? O¿es que es mejor no rebullirse para que no les cierren el fumadero?
z 04/09/2020 16:44 #5
Hace más de un mes que lo tenían que haber hecho.
Para el 2 04/09/2020 14:48 #4
El alcohol ha sido compañero de la socialización desde hace miles de años, tanto que ahora forma una parte esencial del tejido socieconómico de los países occidentales (sólo hay que recordar las consecuencias de la Ley Seca estadounidense). ¿Cómo establecer la barrera para que los menores de edad no lo consuman? Es dificilísimo, porque lo ven en todos lados y no se puede evitar. El mayor trabajo de todos, como siempre en el desarrollo de un menor, lo deberían hacer los padres al educarles. Más allá de eso... ¿Aportar alternativas de ocio saludables? Ya se hace, aunque no tienen la publicidad y variedad deseables. ¿Campañas de concienciación? ¿Vigilancia policial? Ya se hacen esas cosas, y sigue habiendo botellones con menores de edad.
Yo 04/09/2020 14:45 #3
¿Y cuándo se van a dar un paseo los municipales por los parques de Parquesol? Las mesas del merendero que hay al lado del parque canino están siempre llenas y el césped lleno de la porquería que tiran.
Problema de raíz 04/09/2020 13:41 #2
Alguien debería plantearse de donde viene el origen/problema para que la gente necesite drogarse para vivir la vida. Quizás esta educación que ns dice que el alcohol es "socializador" y cultural y que la gente no es capaz de aguantarse a sí mismo, y necesita abstraerse.
Ojo 04/09/2020 12:25 #1
Bien hecho. Espero qué también redoblen la vigilancia en otros parques periféricos de la ciudad dónde se sufre el botellón, como son La Fuente El Sol (La Victoria), Ribera de Castilla (Rondilla) o Parque de Los Almendros (Parquesol) por poner solo tres ejemplos. En uno de ellos, Fuente El Sol, es frecuente ver todas las tardes/noches a muchos grupos de personas saltarse todas las normas de prevención.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: