Montoro ya controla las nóminas de la Generalitat que acusa al Gobierno de aplicar el "estado de excepción"

Reunión del Consell de Govern extraordinario

Hacienda controla otros 4.500 millones de euros y asume la gestión total de los fondos de la Generalitat, que tendrá que pedir permiso a Montoro para endeudarse a corto plazo, cuando ya se le había retirado la potestad de la deuda a largo plazo.

El Estado controla desde esta mañana otros 4.500 millones de euros del presupuesto de la Generalitat, lo que supone que tiene el control total sobre los gastos de la administración catalana tras no responder esta a los requerimientos del Gobierno central. La Generalitat debía informar a Hacienda de, entre otras cosas, los gastos que tiene en materia de nóminas de los trabajadores públicos pero al no haber enviado nada, el Gobierno advierte de que los funcionarios pueden sufrir retrasos o, incluso, no percibir su nómina del próximo mes.

 

La decisión adoptada el martes por la noche por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por la que acuerda la no disponibilidad de crédito de la Generalitat de Cataluña en el gasto de los servicios no fundamentales de esta comunidad autónoma afecta a unos 4.500 millones de euros. Cristóbal Montoro ha adoptado esta decisión una vez que habían transcurrido las 48 horas que el Gobierno dio a Carles Puigdemont para que realizara un acuerdo de no disponibilidad de crédito de esa parte del Presupuesto que afecta a servicios no fundamentales. La decisión, que supone que la comunidad autónoma no podrá incurrir en más gastos de los previstos, se publicará mañana en el BOE y ha sido comunicada ya al Gobierno catalán.

 

Esta medida forma parte de la orden ministerial de Hacienda anunciada el viernes tras el consejo de ministros y publicada en el BOE del sábado 16 de septiembre. En ella, el Gobierno acuerda también asumir directamente el pago de las nóminas de la Generalitat y de los servicios fundamentales: Sanidad, Educación y Servicios Sociales. Con la decisión adoptada anoche por Montoro para controlar los gastos en servicios no fundamentales, el Gobierno interviene 'de facto' la totalidad de las cuentas catalanas, ya que el Ejecutivo de Puigdemont tampoco podrá endeudarse a corto plazo sin la autorización del Miniserio. Hasta ahora la autorización del Gobierno solo la necesitaba para endeudarse a largo plazo.


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dicho este miércoles que el Estado "ha suspendido de facto el autogobierno y ha aplicado de facto un estado de excepción" en Cataluña. Lo ha dicho durante una declaración institucional junto a su Govern en el Palau de la Generalitat, tras reunir a 10.30 horas a su Govern de manera extraordinaria por los registros y detenciones de la Guardia Civil contra la organización del 1-O. Puigdemont ha constatado una "agresión coordinada por las fuerzas policiales" para impedir a los catalanes que se puedan expresar con libertad y paz --ha dicho-- el 1-O y para suspender la actividad del Govern surgido de las urnas.