Cyl dots mini

Montes Torozos, el parque eólico más grande de Europa

La provincia de Valladolid cuenta entre Villalba de los Alcores y Urueña con este espacio que ha  favorecido el impulso y la creación de empleo en esta comarca despoblada dentro de la denominada ‘España vaciada’.

Cuando uno coge el coche y visita la zona de los Torozos entre Villalba de los Alcores y Urueña seguro que se ha fijado en los enormes molinos que conforman el parque eólico más grande de Europa. En toda esta zona de Tierra de Campos ya existía un parque eólico que a lo largo se ha ido extendiendo con molinos mucho más grandes y eficientes.

 

El compromiso de la sociedad con el Medio Ambiente sigue aumentando cada día que pasa. Cada vez, la población está más concienciada con la necesidad de cuidar nuestro planeta para poder mantenerlo vivo, y que las generaciones venideras no tengan que, como se plantea en multitud de películas de ciencia ficción, buscar otro mundo en el que habitar. Por ello la apuesta por los parques eólicos cada día es más importante.

 

En ese desafió la provincia de Valladolid cumple un papel decisivo, porque fue elegida en su día para instalar la mayoría de los 700 megavatios de potencia. Y cada megavatio es uno de esos molinos de media.

 

Peñaflor de Hornija, Villalba de los Alcores, o Torrelobatón son alguno de los municipios elegidos en los que se instalaron estos molinos eólicos, con una gran inversión y en muchos casos una fuente de ingresos para los propietarios de las fincas y de los ayuntamientos.

 

En la zona de los Torozos, el complejo eólico más grande se denomina Navillas, con 50 megavatios de producción. Está ubicado en La Mudarra, Villalba de los Alcores y Valladolid y tendrá 14 aerogeneradores. En números totales,  conjunto eólico promovido por Naturgy que consta de siete parques eólicos con una potencia eólica total de 256,50 MW y una inversión de 263 millones de euros.

 

Estas instalaciones reflejan el importante desarrollo eólico en la zona, que ha contado siempre con la involucración y colaboración de autoridades municipales y vecinos, defendiendo y apoyando los proyectos durante el desarrollo de los mismos y estableciéndose una relación de mutua confianza con Naturgy.

 

Su instalación ha favorecido el impulso y la creación de empleo en esta comarca despoblada dentro de la denominada ‘España vaciada’, de la mano de actividades que, además de contribuir a la diversificación productiva, ayudan a fijar población en el territorio, así como la capitalización de recursos locales (restauración, alojamiento, turismo, etc).

 

De este modo, la implantación de la eólica en la comarca ha supuesto un incremento de recursos para afrontar proyectos que permitan generar nuevos ingresos a sus habitantes y, de esta manera, dotar de alternativas de futuro a sus habitantes.

 

Tal es la importancia de esta instalación que ha sido galardonada con el Premio Eolo por su capacidad de integración del proyecto en el medio rural. Tal es el caso, que en el plano del fomento al turismo en Montes Torozos, ya desarrollada esta zona como área de turismo rural y paisajístico, así como cultural y gastronómico, se está promoviendo en uno de los municipios de la comarca, Castromonte, la construcción de un centro de interpretación de la energía eólica como atractivo turístico para explicar al público de forma didáctica y divulgativa el proceso de producción y de distribución.

 

Pero los Torozos no son la una zona de la provincia de Valladolid donde se levanta un parque eólico. En la Villa del Tratado, Tordesillas, se está construyendo una estación eólica que contará con cuatro aerogeneradores y que estarán relativamente cerca de los ya en funcionamiento de la zona de Torozos.

 

¿QUÉ ES UN PARQUE EÓLICO?

 

Una vez conocida la importancia de parque eólico de Montes Torozos, considerado el más grande de Europa, hay que saber realmente cuál es la función de los parques eólicos, que en definitiva son centrales eléctrica donde la producción de la energía se consigue a partir de la fuerza del viento, mediante aerogeneradores que aprovechan las corrientes de aire.

 

El roce del viento sobre el aerogenerador crea electricidad estática, que se descarga a través de una presa en el suelo que tienen todos los aerogeneradores. Es necesario instalar esa presa en el suelo debido a que la altura de la torre crea una diferencia de potencial entre el suelo y el aerogenerador.

 

El principal problema de estas instalaciones es la incertidumbre respecto a la disponibilidad de viento cuando se necesita. Esto imposibilita que la energía eólica sea utilizada como fuente de energía única y la obliga a estar respaldada siempre por otras fuentes de energía con mayor capacidad de regulación (térmicas, nucleares, hidroeléctricas, etc).

 

Por otra parte, la energía que generan estos parques es de las más limpias, renovables y abundantes, ya que los aerogeneradores eléctricos no producen emisiones contaminantes (atmosféricas, residuos, vertidos líquidos…) y no contribuyen, por lo tanto, al efecto invernadero ni a la acidificación.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: