Monseñor Blázquez apela a la oración y la fe para superar la presente "encrucijada" entre todos

El cardenal apela a la contribución personal de cada uno para poder "superar, soportar y cargar con esta prueba".

El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, se ha vuelto a dirigir este lunes a los feligreses para lanzar un mensaje de aliento y apelar a la oración y la fe como mejor herramienta para superar entre todos la presente "encrucijada" a la que se ven sometidos a causa del coronavirus.

 

Desde su despacho en el Arzobispado, ante el cuadro de Santa Teresa de Jesús contemplando al hijo de Dios atado a la columna, el prelado, a través de un vídeo, recuerda que el difícil momento requiere de la colaboración y auxilio de todos, cada uno desde su contribución personal, para poder "superar, soportar y cargar con esta prueba".

 

"Unos y otros, con nuestra misión y tarea queremos contribuir a alentarnos en la oscuridad", incide el purpurado, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, insiste en que la oración y la fe son una buena forma de "cargar con la Cruz", al tiempo que concluye con un mensaje de ánimo: "¡Adelante, queridos amigos, hay esperanza!"

 

Al mensaje y el vídeo se ha sumado igualmente el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, quien añade que cada uno, en nuestros pueblos y ciudades, tiene una advocación querida para dirigirse al Señor y para mirar a María.

 

En el caso de Valladolid, Argüello señala que miramos a Jesús, a su corazón, a su misericordia, a su herida, pero también miramos a María "y la decimos Virgen de San Lorenzo", y como María, "quisiéramos saber guardar todo lo que está pasando en nuestro corazón", al tiempo que quisiéramos recibir de Jesús "el amor misericordioso para ofrecerlo durante estos días en los que es tan necesario".

En su breve alocución, el obispo auxiliar ha hecho igualmente referencia a una Semana Santa especial este año en la que para vivirla habremos de fijarnos en el "Sábado Santo, en María en Sábado, en María Dolorosa, Angustias y Piedad, que por una parte experimenta la Cruz y por otra la esperanza en la Resurrección".

Imprimir