Miriam Moráis dará vida a Juana I de Castilla en 'El Día de la Reina' de Tordesillas
Cyl dots mini

Miriam Moráis dará vida a Juana I de Castilla en 'El Día de la Reina' de Tordesillas

La joven, de 29 años, recorrerá los lugares más emblemáticos del municipio para recrear junto a otras 300 personas el momento histórico en el que la Reina Juana llega a la localidad vallisoletana en el año 1509.

La recreación histórica de 'El Día de la Reina' en Tordesillas, prevista para el pasado 3 de marzo, ha sido aplazada por la Junta Directiva del Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas (CIT), para el próximo 17 de marzo debido a las previsiones meteorológicas.

 

El acontecimiento, que se lleva organizando catorce años, invita al pueblo a viajar hasta el año 1509 para revivir un momento histórico: el momento en que la reina Juana I de Castilla hacía su entrada en la villa vallisoletana. Será Miriam Moráis Milán quien de vida este año a la Reina y recorrerá los escenarios más emblemáticos de la localidad, acompañada por su padre, Fernando el Católico y su hija Catalina de Austria, representada por Ángela García Rodríguez, de 4 años.

 

Miriam tiene 29 años, –requisito imprescindible para representar a la soberana, que tenía la misma edad en 1509- es profesora de Educación Infantil y natural de Tordesillas. El casting para ser elegido como personaje, cuenta Miriam, consiste en rellenar unos papeles que se envían después de Navidad sobre algún aspecto de la vida de la Reina. Después, se realiza una entrevista y por último un sorteo en el que sale la elegida. “El sorteo lo realiza la reina del año anterior junto a la hija, Catalina, y estamos presentes todas las candidatas que se presentan a la prueba”, asegura Miriam, quien además señaló que “es un sorteo muy legal”.

 

Los ensayos se suspendieron la semana pasada, por lo que tendrán lugar esta semana y la próxima. No es necesario tener conocimiento sobre teatro para representar a los personajes, ya que, la participación de más de 300 personas en esta recreación histórica facilita el trabajo: “te ayudan bastante, la mayoría llevan saliendo bastantes años y ya saben cómo tienen que hacerlo y te enseñan un poco, te van guiando”, afirmó Moráis, quien también cuenta con su propia experiencia, ya que asegura haber presenciado el evento todos los años.

 

Normalmente la gente que sale en la representación se reúne sobre las 19:00 o 19:30 horas para comenzar a prepararse. “Esperan a que sea prácticamente de noche o bastante de noche por el tema de las antorchas, por el tema estético, ya que queda mejor empezar la actuación de noche”, apuntó la tordesillana.

 

Se sabe que la Reina venía de la zona de Valladolid, Simancas y Valle del Esgueva, por lo que la representación comienza en la zona de la entrada de Valladolid hacia Tordesillas. La primera parada se realiza en una zona en la que está el Cuartel, en la carretera, donde “le ponen a la reina la capa con los emblemas y los reinos que adquirió al hacerse de Castilla, aparte de por ser Archiduquesa de Flandes, por su marido”, detalle que se incorporó el año pasado, por lo que es la parte más novedosa.

 

Después, el pueblo se dirige a la Puerta del Foraño, donde estaba la muralla –aclara la protagonista- y mandan abrir las puertas del mercado. Al mismo tiempo, otro grupo de personas, vecinos del pueblo, actúan en la plaza mayor “sorprendidos por la llegada de la Reina”, señala Miriam. “Actúan en varios sitios a la vez, está prácticamente hecho para que vuelvas año tras año a verlo”, afirma. Seguidamente, en la Plaza, cuando llega la Reina, hay otra representación. Después se dirigen a la zona del Palacio Alto, donde se representa simbólicamente los actos más dolorosos de la vida de la Reina, anteriores a su llegada a Tordesillas.

 

Una vez finalizan los actos del Palacio y al no contar con un Palacio Real, a la reina la encierran en la Iglesia de San Antolín, que se toma como lugar emblemático para finalizar la actuación. Este momento es el que más llama la atención y emociona a Miriam, porque “representa mucho”. Además, asegura que representar a la Reina en este día “es un orgullo, es un año en el que representas un poco la historia de tu pueblo” .

 

En cuanto a la implicación por parte del pueblo, Moráis quiso destacar que toda la gente se ha volcado desde el primer año en que comenzó esta tradición, ya hace 14. “Además, se ve que atrae mucho turismo, mucha gente de fuera”, y es que el pasado sábado por la mañana, a causa del aplazamiento de El Día de la Reina, se realizó una visita guiada con el CIT para aquellas personas que no se enteraron a tiempo, con turistas procedentes de Madrid y de Valencia.

 

Miriam concluye asegurando que aún no ha tenido mucho contacto con el grupo de teatro, por lo que no sabe si en esta edición se incorporará alguna novedad: “el recorrido siempre es el mismo, pero se suele añadir algún detalle; me lo enseñarán durante esta semana y la que viene”.

Noticias relacionadas