Cyl dots mini

Míchel: "Salimos muy reforzados y ahora tenemos un nivel de confianza bueno para afrontar el siguiente partido"

Míchel saluda a Sergio tras ser sustituido ante Osasuna. PABLO REQUEJO/PHOTOGENIC

El centrocampista explica que la victoria ante el Espanyol eleva las posibilidades del Real Valladolid y relata cómo asumió la responsabilidad del penalti.

La victoria por 0-2 ante el RCD Espanyol ha tenido un efecto balsámico para el Real Valladolid. No solo por la importancia de sumar tres puntos sino porque reencontrarse con el triunfo, después de no verlo desde la jornada uno, ha sido algo "importante para todo el equipo" en palabras de uno de sus capitanes, Míchel Herrero

 

El valenciano asumió el domingo una responsabilidad relevante, encaminarse hacia los once metros para lanzar el penalti que supuso el 0-1. "Tenía claro que era mi momento", sentenció el medio centro, a quien los fantasmas de las penas máximas de la pasada temporada no atemorizaron: "Tenía muy claro que iba a meterlo, los compañeros confiaron en mí y tuve la fortuna de engañar al portero. Esa responsabilidad se la debía al entrenador, al equipo, al Club y a la afición por el penalti fallado el año pasado".

 

Míchel se ha mostrado este lunes, en rueda de prensa, "muy contento" por el gol, la victoria, y por "un partido completo de todo el equipo, y en el que me encontré muy bien a nivel personal". "Plantamos cara a un Espanyol que está en una situación difícil, jugando en su campo, con su gente, y supimos aguantar su arreón para después controlar mejor el partido", alegó.

 

"Contra Osasuna y Granada nos quedamos con las ganas de tes puntos y la verdad que conseguirlos desahoga, es una victoria muy importante y con portería a cero, salimos muy reforzados y ahora tenemos un nivel de confianza bueno para afrontar el siguiente partido", reconoció el valenciano.

 

DESEANDO JUGAR EN CASA

 

Míchel reconoció también que aprendieron "del error" en referencia a lo que sucedió la pasada campaña en la que el medio centro jugó con molestias varios partidos. "No volverá a pasar, a veces es preferible parar un partido o dos para no hacer un mes de bajo rendimiento. En el centro del campo tenemos grandísimos jugadores, no tengo que jugar yo siempre", zanjó al tiempo que ensalzó a sus compañeros: "A mí me beneficia que un jugador al lado mío pueda abarcar más campo y robar más balones, tanto Rubén como Fede y Anuar pueden hacer ese papel, tenemos un medio campo muy completo".

 

Por último, este domingo, 6 de octubre, el Real Valladolid vuelve a competir en el Estadio José Zorrilla. Una circunstancia sobre la que el jugador fue interrogado, y este afirmó con franqueza que "deseamos jugar en casa, la respuesta de la afición es muy bonita y el ambiente que se crea es increíble, más ahora que estamos con récord de abonados". "Tenemos que correr y luchar más que el rival, tenemos que salir enchufados y con la misma intensidad y el mismo trabajo para poder rascar algo contra el Atlético de Madrid".