'Mi idolatrado hijo Sisí', una de las novelas más ambiciosas de Delibes: sátira moral y Guerra Civil
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

'Mi idolatrado hijo Sisí', una de las novelas más ambiciosas de Delibes: sátira moral y Guerra Civil

'Mi idolatrado hijo Sisí' se divide en tres volúmenes que recrean tres épocas sucesivas de la historia de España del siglo XX.

Miguel Delibes publicó en 1953 su cuarta novela, 'Mi idolatrado hijo Sisí', una sátira moral envuelta en el contexto histórico de la Guerra Civil y sus décadas previas en el que está reconocido como uno de los relatos más ambiciosos del escritor vallisoletano tanto por el contenido como por su forma.

 

Es precisamente la contextualización histórica que Delibes hace a través de noticias extraídas de los diarios supone una de las novedades narrativas que este libro plantea en la literatura de este autor, de cuyo nacimiento se conmemora su centenario este 2020.

 

'Mi idolatrado hijo Sisí' se divide en tres volúmenes que recrean tres épocas sucesivas de la historia de España del siglo XX, una primera entre 1917 y 1920, en un contexto de inestabilidad política y social; una segunda entre 1925 y 1929, en plena dictadura de Miguel Primo de Ribera, y una tercera entre 1935 y 1938, en el contexto de la II República y la Guerra Civil.

 

La novela aborda la vida de Cecilio Rubes, un comerciante de capital de provincia cuya apariencia católica y mentalidad propiamente burguesa se completa con un egoísmo que lo lleva a conformarse con un único hijo -una crítica al malthusianismo por parte de Delibes, quien precisamente dedica la novela a sus siete hermanos-, al que consiente hasta convertirlo en un cobarde que tratará de evitar a toda costa verse envuelto en la contienda al estallar la Guerra Civil, la cual sin embargo lo atrapará de forma irónica.

 

Esa fina ironía, alejada de puritanismos, la sátira e incluso la crítica a la concepción malthusiana sobre el control del crecimiento de la población, sirven a Miguel Delibes para pergeñar una sátira moral en las páginas de la obra.

 

ADAPTACIÓN AL CINE

 

El cineasta burgalés Antonio Giménez-Rico, quien llevaría a la gran pantalla varias novelas de Delibes como 'Las Ratas' o 'El disputado voto del señor Cayo', dirigió la adaptación cinematográfica de 'Mi idolatrado hijo Sisí' en 1976, la primera que haría de las obras del vallisoletano.

 

Bajo el título de 'Retrato de familia', la novela de Miguel Delibes se convirtió en película con la participación también de José Sámano, otro habitual en las adaptaciones del escritor, pues produciría las versiones teatrales de 'Las guerras de nuestros antepasados' y 'Cinco horas con Mario', que además daría pie al docudrama de Josefina Molina 'Función de Noche', que también produjo Sámano.

 

Antonio Ferrandis, Amparo Soler Leal, Mónica Randall y Miguel Bosé conformaron el elenco principal de este largometraje, ganador de dos medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos por los papeles de Randall como actriz principal y Alberto Fernández como actor de reparto.