Metálicas Íscar pone en funcionamiento la primera unidad de su cabina desinfectante

La empresa vallisoletana comparte los planos y especificaciones para su replicación y dona el primer modelo a la residencia de ancianos de la localidad.

La empresa Metálicas Íscar, afincada en el municipio vallisoletano homónimo, ha instalado ya y puesto en funcionamiento la primera unidad de su proyecto de cabina de pulverización individual para la desinfección de personas como forma de frenar el contagio de coronavirus.

 

Esta primera unidad del Proyecto Escudo ha sido instalada en la residencia de ancianos Santa María de los Mártires de Íscar (Valladolid), según ha informado la empresa.

 

Dicho modelo emplea componentes "de bajo coste" para facilitar su replicación en empresas y otras instalaciones, para lo cual Metálicas Íscar facilitará los planos, los componentes, el software necesario y su programación, así como la fórmula del producto desinfectante que emplea.

 

El pasado mes de marzo la empresa solicitó apoyo para la definición de la solución desinfectante que utiliza la cabina que resultara eficaz en la lucha contra el virus pero que al mismo tiempo sea inocua para las personas.

 

"Son muchas las sugerencias recibidas y pondremos a disposición de todos esos datos para que sea la dirección de las empresas, instituciones o comunidades de vecinos quienes decidan qué producto utilizar en función de la disponibilidad y eficacia de los mismos", han apuntado las mismas fuentes, que han agradecido la información, asesoramiento y colaboración sobre el producto a utilizar brindada por empresas, personal sanitario y expertos tanto españoles como de otros países.

 

El modelo incluye un sensor que activa los pulverizadores una vez detectada la presencia de la persona, a la que durante cinco segundos rocía con el producto desinfectante, tras lo cual emite una señal acústica que indica al usuario que puede abandonar la cabina.

 

El responsable de la idea, según las mismas fuentes, ha sido Juan Mato Gago, mientras que Jesús María García Alonso se ha encargado de la programación; Fernando Sánchez Cuéllar, de la empresa Irconsa, ha asesorado y facilitado materiales para el sistema de bombeo, tuberías y difusores, y Enrique Lledó, de la firma de comunicación Contraste, autor del nombre del proyecto.