Médicos y organizaciones científicas solicitan más financiación para la Atención Primaria
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Médicos y organizaciones científicas solicitan más financiación para la Atención Primaria

Los profesionales sanitarios aseguran que el sistema se encuentra al borde del colapso y urgen una mayor inversión a las instituciones.

Cinco sociedades científicas de médicos de Castilla y León y el Colegio de Médicos de Valladolid han reivindicado este jueves mejoras para una Atención Primaria (AP) que aseguran que se encuentra "al borde del colapso", por lo que han pedido la puesta en marcha "sin demora" de varias medidas.

 

En concreto, la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Castilla y León, la Sociedad Española de Medicina General, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, la Sociedad Castellano y Leonesa de Medicina de Familia y Comunitaria y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, que agrupan a más de 2.000 profesionales médicos en la Comunidad, se han unido para reivindicar la Atención Primaria "como eje del sistema público de salud y garantía de su sostenibilidad y eficiencia".

 

Estas sociedades y el Colegio han leído un manifiesto como antesala de la celebración del Día de la Atención Primaria, en el que se han convocado concentraciones en todos los centros de salud para advertir del deterioro progresivo de las condiciones de trabajo, que consideran que conducen "a una situación insostenible para ciudadanos y profesionales".

 

En este sentido, han explicado que las causas del deterioro de la Atención Primaria en Castilla y León, como en el resto de comunidades autónomas, se deben a una "deficiente" financiación histórica y una ausencia de planificación estratégica a medio y largo plazo, que han conducido a una "preocupante" falta de recursos humanos.

 

"Sin una Atención Primaria fuerte y sólida ningún Sistema Sanitario será capaz de mantener la eficiencia y, por supuesto, su sostenibilidad. Por lo tanto, este es el momento para tomar decisiones importantes que recuperen la solvencia frente a los retos derivados del envejecimiento de la población, la atención a los enfermos crónicos y una peculiaridad de nuestra región como es la dispersión", han señalado las cinco sociedades científicas.

 

En esta línea, han advertido de que el modelo actual está "agotado" y si no se realizan cambios "de calado" está abocado al "colapso" por varios motivos como la pérdida y "fuga" de profesionales por la precariedad de los contratos; el deterioro de las condiciones de trabajo; la sobrecarga asistencial o la burocratización de las consultas.

 

También citan como causas la "excesiva" medicalización del sistema; la falta de continuidad asistencial por la desconexión entre niveles (Atención Primaria y hospitalaria) y por la insuficiente tasa de reposición (MIR) de las Especialidades de Medicina Familiar y Comunitaria y Pediatría para compensar las numerosas jubilaciones de los próximos años.

 

Por ello, han propuesto a políticos y gestores que trabajen con los profesionales, las sociedades científicas y los sindicatos en cinco medidas que, a su juicio, "eviten" un deterioro de la Atención Primaria que pondría en riesgo todo el sistema sanitario.

 

MÁS FINANCIACIÓN

 

La primera de estas medidas pasaría por la financiación, ya que solicitan que ésta llegue "como mínimo" al 25 por ciento del presupuesto para Sanidad con un presupuesto finalista para recursos humanos, infraestructura y equipamiento.

 

La segunda de las medidas comprende el "prestigio" de la Atención Primaria y sus profesionales, para lo que reclaman presencia en las facultades de medicina y enfermería; favorecer cauces de comunicación y cooperación entre niveles asistenciales; y liberar a los profesionales de AP de actividades que no aportan valor (burocracia inútil o que no corresponde realizar a este nivel asistencial).

 

De la misma forma, proponen medidas relacionadas con la organización, en primer lugar una "indispensable" reordenación de los recursos humanos y dimensionarles en función de las características de la población de cada Zona Básica de Salud.

 

Así, consideran que podrían disponer de tiempo suficiente para atender a los pacientes crónicos y agudos, limitando el número de pacientes diarios en agenda y permitiendo tiempo suficiente para las actividades comunitarias, la formación, y la investigación.

 

También consideran que hay que "potenciar" la descentralización para mejorar la gestión acercándola al punto de toma de decisiones y, por otro lado, aumentar la oferta docente y las plazas de médicos y enfermeras residentes de todas las especialidades de Atención Primaria para cubrir en un futuro las necesidades profesionales.

 

Por otro lado, desde el punto de vista de los profesionales, consideran necesario el reconocimiento del esfuerzo para la docencia y la excelencia en la práctica clínica y la investigación; ven "imprescindible" mejorar las condiciones de trabajo, dignificando los contratos y terminando con la precariedad laboral; y facilitar el desarrollo profesional con el desbloqueo de la carrera profesional, y favorecer la movilidad mediante concursos de traslados y oposiciones anuales.

 

Finalmente, el último aspecto que reclaman es "capacidad resolutiva", ya que consideran que debe aumentarse la dotación de los centros de salud y consultorios, invirtiendo en tecnología, comunicaciones, capacitación y formación continuada para aumentar la capacidad de resolución y facilitar un cambio del modelo de asistencia, sobre todo en las zonas rurales; avanzar en la comunicación tecnológica y personal entre Atención Primaria y hospitalaria, "fundamental para asegurar la continuidad asistencial y la eficiencia"; y el acceso a todas las pruebas complementarias, con la única limitación de la indicación y no del nivel asistencial en el que se soliciten.

 

"Es preciso tomar medidas correctoras previas y negociadas que eviten situaciones excepcionales en el derecho a la asistencia sanitaria", han señalado, tras lo que han incidido en que es una "obligación" de todas las instituciones, partidos políticos, organizaciones profesionales, sociedades científicas y sindicatos contribuir a la creación de un Pacto de Estado por la Sanidad.