Médicos de Valladolid piden más presupuesto para Sanidad

El presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, Antonio Otero, ha pedido a la Junta de Castilla y León más presupuesto para sanidad y que además lo enfoque a "cuidar" a los profesionales y a tecnología que beneficie directamente a los pacientes y no a otra "más vistosa pero que aporta poco".


 

El doctor Otero se ha expresado así en el marco de una rueda de prensa junto a su colega Raúl de la Cruz Marcos, representante de la Sección de Médicos en Empleo Precario del Colegio de Valladolid, quienes han presentado una encuesta sobre la situación de los profesionales en la provincia.

 

El presidente del Colegio de Médicos de Valladolid ha calificado de "crítica" la situación de los facultativos en la Comunidad y la intención del estudio es que los políticos, que tienen que decidir dónde se sitúa el dinero, sean conscientes de ella toda vez que, ha recordado, en 2011 ya se advirtió de que si se seguían bajando los presupuestos la calidad de la atención se iba a ver "deteriorada", algo que cree que era "evidente".

 

Otero ha señalado que la Consejería de Sanidad destina 1.320 euros de presupuesto por habitante y año a la sanidad pública, algo insuficiente y que además es menos que lo que destinan otras comunidades autónomas.

 

Por eso, ha demandado no sólo más fondos, sino que el presupuesto vaya a "donde más falta hace", que a la vista de esta encuesta es, por un lado, a "cuidar" a los profesionales y, por otro, a la inversión y renovación de tecnología clínica, a la que beneficia directamente a los pacientes.

 

En concreto, ha abogado por invertir más en este tipo de tecnología y dejar "para otras ocasiones" lo que ha definido la "fascinación tecnológica por las TICs" como la receta electrónica, el anillo radiológico o los sistemas informáticos.

 

En cuanto a la receta electrónica, el presidente del Colegio de Valladolid cree que no era algo "absolutamente necesario" y, aunque funciona bien, aún tiene "algunos problemas". Además, la interoperabilidad con otras comunidades y el hecho de facilitar el tratamiento a los pacientes en otras comunidades, aunque cree que tiene que funcionar, lo atribuye más a un problema de cohesión territorial.