Mata tira del Real Valladolid frente al líder
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Mata tira del Real Valladolid frente al líder

Mata celebra uno de los goles ante el Huesca. LALIGA

El Pucela se marchó 2-0 al descanso, el Huesca empató con un jugador menos y Óscar Plano marcó el definitivo 3-2 en el 86’.

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Calero, Moyano; Borja (Toni, min. 67), Luismi; Hervías, Ontiveros (Óscar Plano, min. 62), Gianniotas (Anuar, min. 62); Mata.

SD HUESCA: Remiro; González, Pulido, Jair, Brezanzic (Rulo, min. 73); Luso (Camacho, min. 72), Melero; Álex Gallar, Moi Gómez, Ferreiro (Lluís Sastre, min 80); Chimy Ávila.

GOLES: 1-0, minuto 7: Mata; 2-0, minuto 38: Mata; 2-1, minuto 61: Calero (p.p.); 2-2, minuto 74: Melero (p.); 3-2, minuto 86: Óscar Plano.

ÁRBITRO: Pizarro Gómez. Mostró la tarjeta amarilla al local Borja, y a los visitantes Pulido y Álex Gallar. Expulsó con roja directa al oscense Chimy Ávila.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 27 de LaLiga 1|2|3. 11.700 espectadores presenciaron el encuentro en Zorrilla. Antes del inicio, los jugadores del Real Valladolid portaron camisetas con un mensaje de ánimo a su compañero Deivid.

Sufrió de lo lindo el Real Valladolid contra el líder; más de la cuenta, ya que jugó toda la segunda parte en superioridad por la expulsión de Chimy Ávila. Se le puso bien el partido con el 2-0 al descanso, pero el Pucela es impredecible. El Huesca no se rindió y logró empatar antes de entrar en la recta final. Finalmente, Mata, que había marcado los dos primeros, se inventó una asistencia de ensueño para que Óscar Plano, de volea, anotara el definitivo 3-2.

 

El 1-0 llegó pronto, algo que viene siendo habitual, tras una buena internada de Antoñito, que se zafó de un rival con un autopase y asistió atrás a Mata. El delantero no controló bien a la primera el balón, pero le volvió como si tuviera un imán y, con la zurda, su pierna menos buena, lo mandó ajustado al palo.

 

Cómodo el Pucela hasta que González metió el miedo en el cuerpo con un disparo desde fuera del área que salió muy cerca. Y es que el Huesca aprovechó el arreón para tener otra poco después, en un tiro desviado de Chimy Ávila en la frontal.

 

Pero el Real Valladolid siguió a lo suyo. Se sacudió los sustos y Hervías, uno de los más activos en el inicio, rozó el segundo. Además, de manera literal, ya que su disparo colocado con la zurza se marchó fuera por centímetros. El partido cogió ritmo y resultó atractivo, con ataques continuos. A los de Luis César no le interesaba, por lo que eran conscientes de que podrían salir muy perjudicados de esa ruleta rusa.

 

Volvió el Real Valladolid a coger el control, pero cada acercamiento visitante era sinónimo de peligro. Ferreiro probó a Masip con un disparo lejano y el portero tuvo que estirarse a su izquierda para rozar el balón con el guante y desviarlo a córner.

 

Otro susto que tuvo como respuesta un nuevo gol. Kiko Olivas metió un balón en largo que Mata aprovechó a la perfección para plantarse solo, aunque algo escorado a la derecha, ante Remiro. El pichichi no falló y fusiló al portero oscense para sumar su gol número 23 en las 27 jornadas que ha jugado su equipo; es decir, una media de 0'85.

 

Mientras tanto, Kiko Olivas y Chimy Ávila protagonizaron una fea batalla que calentó al visitante. Lo hizo hasta tal punto que, justo antes del descanso, el delantero propinó un cabezazo a Calero por el que vio la roja directa. Una pésima noticia para su equipo, que tendría que afrontar la segunda parte en inferioridad.

 

Pero esa desventaja no se notó en la reanudación, ya que el Huesca buscó un gol que mantuviera sus esperanzas. Melero hizo de ‘9’ tanque para protagonizar un par de buenas ocasiones; sobre todo un cabezazo en el área pequeña que se topó con los reflejos de Masip. Y es que el portero justo antes había salvado otro disparo de Moi Gómez.

 

Luis César, viendo la que se le venía encima a su equipo, tenía preparado un doble cambio, en el que iba a dar entrada a Anuar y a Óscar Plano. Pero no le dio tiempo a realizarlo antes del 2-1. El conjunto oscense siguió probando fortuna desde fuera del área y un disparo de Luso fue desviado por Calero, con el resultado del balón en la red.

 

Tras encajar el gol, el técnico sí pudo ejecutarlo, quitando a Ontiveros -volvió a dar muestras de su calidad- y Gianniotas, aunque su equipo pudo encajar otro. Moyano salvó la victoria momentánea lanzándose al suelo desde la barrera para cortar un peligroso pase a Ferreiro, que se habría quedado solo ante Masip.

 

FINAL DE INFARTO

 

Sampedro siguió sin verlo claro y unos minutos después agotó los cambios. Borja, que vio la tarjeta amarilla en la falta en la que posteriormente Moyano salvó, fue el sacrificado. El centrocampista pidió a Luismi que cerrara el centro, en el que le iba a acompañar Anuar. Logró el Pucela aguantar, aunque lo peor estaba por llegar.

 

Kiko Olivas, en el área, metió el brazo para cortar un centro desde la izquierda y el árbitro no dudó en señalar penalti. Melero asumió la responsabilidad y, con una tranquilidad asombrosa, engañó a Masip para colocar el 2-2. Zorrilla enmudeció y se frotó los ojos porque no se creía lo que veía.

 

Al Pucela le quedaban quince minutos -más el añadido- para arreglar el estropicio contra uno menos. Porque sobre el campo no se notó esa diferencia numérica, lo que habló bastante mal del Real Valladolid.

 

Pese a todo, Mata siguió en el campo y todavía tuvo tiempo para reaparecer. El madrileño, en la frontal, controló un balón con el pecho y, de espalda, lanzó un globo para que Óscar Plano empalara el balón y desatara la locura en Zorrilla en el minuto 86. Un jugadón con el sello del pichichi y la rúbrica de la gran zurda del ‘23’.

 

Mata pudo lograr su triplete, pero Remiro le rebañó el balón en un mano a mano. En el añadido, el perdón casi le cuesta el triunfo a los suyos, puesto que Pulido tuvo la última en una pelota que cazó en el área. Su remate se marchó alto, el árbitro pitó el final y Valladolid respiró aliviado.

 

Los tres puntos colocan al Pucela con 42 para no dar tregua a los equipos del play-off. En la próxima jornada, el conjunto blanquivioleta visita al Córdoba, en un partido que se disputará en la mañana del domingo (12:00 horas).

Noticias relacionadas