Más de doscientas personas participan en el simulacro del accidente de un avión en el Aeropuerto de Valladolid

El objetivo principal de esta práctica es asegurarse de que el Plan de Emergencia es el adecuado para hacer frente a las diversas clases de emergencias.

La Base Aérea de Villanubla y el Aeropuerto de Valladolid, siguiendo la normativa de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y de acuerdo con el Plan de Emergencias de la Base Aérea abierta al tráfico civil y el Plan General de Seguridad de AENA, han realizado este miércoles un Simulacro General de Emergencia Aeronáutica en las instalaciones aeroportuarias con participación de más de doscientas personas.

 

El ejercicio, que ha simulado un accidente aéreo de una aeronave civil con pasajeros, ha sido organizado de forma conjunta con todos los medios materiales y personales de ambas entidades, así como con medios externos, con el objetivo comprobar y evaluar los procedimientos de actuación y coordinación establecidos en el Plan de Autoprotección
del aeropuerto vallisoletano, así como analizar la eficacia de los mismos, los tiempos de respuesta y el grado de conocimiento e integración de todos los colectivos implicados para atender un suceso de estas características.

 

El simulacro, en el que también han intervenido medios sanitarios y de emergencia de la ciudad vallisoletana, así como de la Junta de Castilla y León y de los Ayuntamientos cercanos (Villanubla y Valladolid), ha contado con la participación de más de 200 personas y se ha realizado a una hora determinada (12.15 horas) con objeto de no entorpecer el normal funcionamiento de la Base Aérea y del Aeropuerto Civil y no afectar a las operaciones.

 

CINCUENTA PERSONAS A BORDO

 

Para la realización de este ejercicio, se ha simulado el accidente de una aeronave civil con 50 personas a bordo, que durante la maniobra de despegue sufrió la pérdida de control, salida de pista y posterior incendio del aparato, antes de partirse en dos, según informaron fuentes de la organización.

 

La simulación del accidente se ha realizado mediante el empleo de dos autobuses. Este hecho ha obligado a activar el plan conjunto de reacción de la Base Aérea y del Aeropuerto ante emergencias aéreas o accidente y a poner en marcha todas las medidas oportunas para afrontar una situación de estas características, movilizando tanto a colectivos internos de la Base Aérea y del Aeropuerto como a colectivos de organismos externos.

 

Todas las Bases Aéreas y aeropuertos nacionales, entre ellos los de la provincia de Valladolid, cuentan con su propio Plan de Emergencias Aeronáuticas, que se elabora con el propósito de minimizar las consecuencias que se puedan producir, en caso de accidente aéreo, dentro del área de movimientos del aeropuerto y en las zonas de sobrevuelo de las aeronaves en sus operaciones de aterrizaje y despegue.

 

Su finalidad se centra en la protección de vidas humanas, bienes y medioambiente, así como en la continuidad o restablecimiento de la operatividad aeroportuaria. Con este ejercicio, la Base Aérea abierta al tráfico civil y el Aeropuerto cumplen con la normativa de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional), respecto a la planificación de las emergencias en los aeropuertos.

 

Asimismo, la legislación de las distintas administraciones autonómicas, nacionales y locales, establece la obligación del gestor de una instalación aeroportuaria de contar con un plan de emergencias.