Más de 600 jóvenes de Valladolid se forman en competencias personales y emprendedoras

Foto: Confederación Vallisoletana de Empresarios

Resulta la clave del éxito en los procesos de selección para acceder al mercado laboral "como empleados o como empresarios".

La Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) ha formado a más de 600 jóvenes, tanto estudiantes como en paro y con edades entre los 16 y 35 años, en el desarrollo de las competencias personales y emprendedoras como clave de éxito en los procesos de selección para acceder al mercado laboral "como empleados o como empresarios".

 

Para ello, desde la Confederación se han impartido, de forma pionera, una serie de talleres grupales en siete centros de formación de Valladolid, Cigales, Peñafiel y Tordesillas en los que se ha formado a los jóvenes en la necesidad de adquirir y potenciar sus propias competencias personales básica como fórmula para conseguir un empleo.

 

Además de esta formación grupal, desde la CVE también se ha prestado asesoramiento, formación y orientación presencial y personal.

 

En las acciones de orientación laboral individualizada han participado 186 jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años, mientras que 481 jóvenes han asistido a las jornadas que se han impartido en los siete centros de formación de Valladolid y la provincia.

 

Los siete centros en los que se ha desarrollado la experiencia piloto de formación en grupo han sido el 'Gregorio Fernández', el Centro Didáctico de Formación Integral, el IES Zorrilla y el IES Juan de Herrera, en la capital vallisoletana, y el IES Conde Lucanor de Peñafiel, el IES Juana de Castilla de Tordesillas y el de Cigales.

 

Lo que se busca es motivar a los jóvenes en el desarrollo de las competencias emprendedoras como una opción "realista y viable" de inserción laboral, además de que se les ha informado sobre las opciones de voluntariado, asociacionismo o prácticas como forma de poner en práctica sus competencias profesionales.

 

Además, todos ellos han recibido información sobre las herramientas, técnicas de búsqueda de empleo y procesos selectivos, además de que se les ha asesorado en el planteamiento de sus objetivos profesionales.

 

Una de las orientadoras laborales de la CVE, Soledad Caballero, ha asegurado que la conclusión que se puede extraer es que los jóvenes "están sobreinformados porque cuentan con mucha información y conocen las herramientas clásicas" para acceder al mercado laboral, pero el 'handicap' es que "están faltos de motivación" porque ven "el panorama muy negro", a lo que hay que añadir que "no contemplan el autoempleo como una opción".

 

Por ello, Caballero ha insistido en la necesidad de trabajar en las habilidades personales y en la motivación de los jóvenes y en lo "positivo" de esta formación tanto grupal como personal para que los jóvenes puedan ver un futuro más esperanzador.

 

Asimismo, en el caso de la formación grupal, Caballero ha destacado que esta experiencia pionera ha sido muy "positiva" tanto por parte de los jóvenes como de los propios profesores que lo ver como un recurso de apoyo a los contenidos que se imparten en las asignturas como Iniciativa Emprendedora.