Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Más de 300 personas apoyan la 17ª Cena Solidaria del Colegio Amor de Dios de Valladolid

Este año la campaña solidaria tiene como finalidad responder a las necesidades de la Escuela Agropecuaria Familia Agrícola de Milevane (Mozambique).

Bajo el lema “Aquí nos necesitan”, el Colegio Amor de Dios de Valladolid promueve cada año diferentes iniciativas solidarias con una gran implicación de toda la comunidad educativa. Una de estas actividades es la tradicional cena solidaria, en la que familiares, niños, profesores y Hermanas del Amor de Dios crean un ambiente de alegría e ilusión a favor de los más necesitados.

 

Anoche tuvo lugar en el Colegio Amor de Dios de Valladolid la 17ª edición de esta cena solidaria, que reunió a más de 300 personas. Después de compartir mesa y cenar disfrutando de la buena compañía, la velada terminó con divertidos bailes y coreografías en familia.

 

Este año la campaña solidaria tiene como finalidad responder a las necesidades de la Escuela Agropecuaria Familia Agrícola de Milevane (Mozambique). Desde los inicios de esta escuela, la prioridad ha sido ayudar a las familias con dificultades económicas. Por ello, la cuota o pensión de los internos, con alimentación incluida, ha sido muy baja: en los primeros tiempos, cada alumno pagaba en especie, maíz y alubias. Desde el año 2007, la pensión se puede dar también en efectivo, dependiendo de las condiciones económicas de los padres.

 

Cada curso, también hay alumnos en situación gratuita. Todo esto y otras circunstancias hacen que el camino recorrido esté lleno de dificultades. Estas dificultades, especialmente económicas, se han superado con la ayuda de varias ONG y personas particulares que, con muchísima generosidad, han sido los verdaderos artífices del progreso de la Escuela. Una de las dificultades mayores, en este momento, es la situación en que se encuentra la Escuela y, especialmente, los lares (internados), sin ningún tipo de cerca o vallado.

 

A través de esta experiencia, los alumnos del Amor de Dios han aprendido una lección muy especial: es importante escuchar al mundo y responder desde el corazón para colaborar en un mundo más justo y más humano. Ayer han vivenciado la alegría de ayudar al que más lo necesita disfrutando al sumar entusiasmo, multiplicar esfuerzo y compartir el pan.