Más de 30 corredores se unen a una Carrera a El Henar adaptada a la crisis sanitaria

En lugar de ir pasando el ramo de flores de mano en mano de cada corredor, en este año se ha sustituido por una flor que cada corredor llevó en su tramo de carrera

La Carrera a El Henar ha vuelto a unir deporte y oración este 12 de octubre a pesar de la actual crisis sanitaria, al celebrarse con "normalidad" y cumpliendo las normas y medidas de seguridad para trasladar el ramo de flores, en este caso una flor por participante, de Valladolid a El Henar.

 

Otra vez más se ha cumplido en la festividad de la Virgen del Pilar, esta tradición que se estableció hace ya 62 años y que supone una de las carreras "más originales" de las que se celebran en el país y que se ha desarrollado hasta ahora de forma ininterrumpida.

 

A causa de la pandemia, en lugar de ir pasando el ramo de flores de mano en mano de cada corredor, en este año se ha sustituido por una flor que cada corredor llevó en su tramo de carrera, para evitar el contacto personal y el riesgo de pasarse el mismo ramo unos a otros.

 

La carrera se puso en marcha poco después de las 8,30 de la mañana, desde la parroquia de La Milagrosa, una vez que el ramo de flores oficial fuese bendecido en un breve acto celebrado en esa iglesia, informan desde la organización.

 

El primer corredor inició su recorrido por el paseo Juan Carlos I, portando una flor, para seguidamente dirigirse a la carretera de Segovia, en la que se desarrolla prácticamente toda la carrera. Cumpliendo cada atleta con la distancia asignada, y con un ritmo vivo, se fueron sucediendo los relevos de corredores, con un total de 33 y aunque se salió con un cierto retraso, poco a poco se fue ganando tiempo hasta hacer coincidir prácticamente el tiempo empleado con el previsto.

 

Como de costumbre, fueron especialmente emotivos los relevos que se efectuaron en las poblaciones por las que pasa la carrera, donde sus habitantes salen a animar con su presencia y con sus aplausos a los esforzados atletas, en esta ocasión de forma muy especial y contenida y a una distancia prudencial, a causa de la pandemia del Covid-19.

 

Merece especial relieve la atención prestada a la carrera por los pueblos de Arrabal de Portillo, Santiago y San Miguel del Arroyo y Viloria del Henar, donde hay un verdadero ambiente en torno a esta manifestación deportiva anual, que es contemplada por muchos de sus vecinos.

 

Una vez dentro del templo, fueron ofrecidas las flores que cada atleta había portado en su relevo, y con ellas se formó un ramo que se ofreció a la Virgen de El Henar y se leyó a lo largo de la celebración eucarística la ofrenda de la carrera de este año, glosando la difícil situación que atraviesa  la sociedad a causa de la pandemia y haciendo votos por su total recuperación.

 

Después de pasar por el camarín de la Virgen de El Henar, se dieron por finalizadas las actividades en torno a esta carrera. La organización de la carrera, que ya está comenzando a organizar la edición número 63, está tomando en consideración arbitrar algunas novedades a fin de dar cabida a todos los que cada año se van integrando de nuevo a la carrera.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: