Más de 200 personas reivindican en Valladolid una reforma en las pensiones que no "desmantele" la caja única

El portavoz de la Coordinadora de Valladolid en Defensa de las Pensiones, Jesús Isabel, ha indicado que el Gobierno debe "dejar de jugar al ratón y al gato".

Cerca de 200 personas se han reunido este sábado, 22 de febrero, en la Plaza de Fuente Dorada de Valladolid para reivindicar una reforma en el sistema público de las pensiones que no "desmantele" la caja única y que no se trate este tema a través del Pacto de Toledo ya que se creó para "desarmar" este sistema.

 

El portavoz de la Coordinadora de Valladolid en Defensa de las Pensiones, Jesús Isabel, ha indicado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que el Gobierno debe "dejar de jugar al ratón y al gato" y que los pensionistas no están dispuestos a que se planteen planes privados de pensiones ni a que la caja única "deje de ser única".

 

Además, Isabel ha señalado que este movimiento de los pensionistas es a nivel europeo ya que países como Alemania, Francia o Bélgica se han sumado a esta causa y otros como Chile y México quieren hacerlo porque "esta lucha es un tema globalizado que tiene que extenderse por todo el mundo".

 

En esta manifestación, que ha recorrido desde las 12.00 horas las calles de Ferrari, Duque de la Victoria, Regalado, Cánovas del Castillo, la Catedral y la Plaza de la Libertad, se han mostrado pancartas con lemas como 'Si sube el IPC, mi pensión también', 'El dinero de la corrupción, baja mi pensión' o 'Si sigues sentado es que no te has enterado'.

 

Por su parte, el vocal de las asociación Asjubi40, Jesús María Diez, ha reivindicado que los jubilados con más de 40 años cotizados deberían cobrar el total de su pensión y que no les descuenten hasta un ocho por ciento por año de coeficiente reductor. También, ha indicado que en toda España son más de 500.000 afectados por este coeficiente y 10.000 socios.

 

No solo pensionistas se han acercado a esta concentración, Álvaro Escudero, de 24 años, ha querido alzar la voz en nombre de su abuela quien, ha explicado, que tiene una pensión contributiva de "miseria", unos 380 euros al mes, y debe pagar 450 euros de alquiler.

 

Otros jubilados como Antonio Lázaro han acudido por sus hijos y sus nietos o como Leo Grande quien ha insistido en que las pensiones deben de estar blindadas por la constitución porque mientras no se blinden se encuentran "a merced de lo que quiera el gobierno" por eso "la lucha tiene que ser continua".