Más de 1.300 personas viven la música y el patrimonio con Las Piedras Cantan
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Más de 1.300 personas viven la música y el patrimonio con Las Piedras Cantan

Las viejas piedras del antiguo monasterio de La Armedilla en la localidad vallisoletana de Cogeces del Monte, arropaban ayer la voz de la soprano Raquel Andueza, durante la última actuación del ciclo musical, organizado por le Fundación Santa María la Real, gracias al apoyo de Fundación Banco Sabadell.

 

 

La dulce voz de la soprano navarra, acompañada por la tiorba de Jesús Fernández, interpretó temas de la compositora Barbara Strozzi para deleite de las más de 500 personas que se dieron cita ayer entre las ruinas del cenobio jerónimo.

 

“Ha sido un recital muy emotivo y el broche de oro para este ciclo en que queremos llenar de vida y de música las viejas piedras de la región”, explicaba Lucía Garrote, coordinadora de “Las Piedras Cantan. Con el recital en Cogeces del Monte “queríamos apoyar y dar visibilidad al trabajo que desde hace años desarrolla la Asociación de Amigos de Armedilla para recuperar el edificio. Una tarea que nos recuerda mucho a nuestro propio origen y los trabajos de restauración del monasterio de Santa María la Real en Aguilar de Campoo”.

 

Descubriendo la historia a los Amigos del Patrimonio

 

El objetivo se cumplió con creces: más de 500 personas llenaron las ruinas del monasterio jerónimo, entre ellos, un centenar de Amigos del Patrimonio, que no solo disfrutaron de la música, sino que también descubrieron la historia de La Armedilla, guiados por los voluntarios que desde hace años se ocupan de su mantenimiento.

 

Así, escucharon cómo el monasterio hunde sus raíces en una cueva sacralizada convertida en ermita en el siglo XII para albergar la talla románica de la Virgen de La Armedilla, que hoy se custodia en la iglesia parroquial de Cogeces. En 1402, el Infante D. Fernando de Antequera, señor de Cuéllar, invita a los monjes Jerónimos de la Mejorada de Campos (Valladolid) a hacerse cargo de la ermita para fundar un monasterio sobre las antiguas construcciones plenomedievales.  

 

El momento de máximo esplendor del cenobio se remonta a los siglos XV y XVI, para acabar abandonado, como tantos otros edificios, a comienzos del siglo XIX, con la Desamortización de Mendizábal. Desde entonces, sus bienes artísticos se han dispersado por todo el mundo. La portada plateresca de la Iglesia gótico-renacentista del siglo XVI se trasladó al patio trasero de la Casa Cervantes, en la ciudad de Valladolid, y su tímpano se encuentra expuesto en la actualidad en el Museo de Historia de la ciudad de Lawrence, en Arkansas (EEUU).

 

Otros elementos, como el Retablo Mayor del siglo XVII, preside la cabecera de Nuestra Señora del Manto, en Riaza (Segovia), y la sillería se reparte entre la iglesia de Rueda (Valladolid) y el Museo de Artes Decorativas, situado en el palacio del Louvre en París.

 

Tres mujeres con un talento excepcional

 

Las deslustradas piedras de este sobrecogedor espacio patrimonial se convirtieron en el telón de fondo ideal para la voz de la soprano Raquel Andueza, que acompañada por Jesús Fernández a la tiorba, interpretó temas de la compositora del Barroco Bárbara Strozzi.

 

“Este año hemos querido contar con tres mujeres con mucho talento y una diltada trayectoria musical”. Junto a Raquel Andueza, que cerró el ciclo en La Armedilla, más de 450 personas disfrutaron de Sheila Blanco en el Museo Casa Botines de León y otras tantas con Susana Pérez en el antiguo Hospital del Rey de Burgos.

 

La coordinadora del ciclo agradecía, la disposición de las artistas, pero sobre todo el apoyo de los Amigos del Patrimonio “que nos ayudan a llenar de vida espacios emblemáticos que forman parte de nuestra historia” y, cómo no, “de la Fundación Banco Sabadell que lleva cuatro años apostando por la iniciativa y haciendo posible que las piedras canten”. Tampoco se olvidaba Lucía Garrote de instituciones como el Ayuntamiento de Cogeces del Monte, el de León o la Universidad de Burgos, que han apoyado en esta cuarta edición del ciclo u organizaciones como la Asociación de Amigos de La Armedilla o Fundación Obra Social de Castilla y León (FUNDOS), que han facilitado la realización de los tres recitales.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: