Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Martín Fernández Antolín: “Hay partidos con los que no me gustaría tener que pactar”

El candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Valladolid asegura en esta entrevista a TRIBUNA que su partido es “de centro” y que “los extremos están muy alejados” de la ideología del partido.

Martín Fernández Antolín. S.SANZ

Defina a los candidatos:

 

Pilar del Olmo (PP): Esencia del PP

 

Óscar Puente (PSOE): Falta de escucha

 

Manuel Saravia (VTLP): El profesor

 

Miguel Holguín (Podemos): Buen servidor público

 

Javier García (VOX): Desconocido

 

Jesús Presencio (Contigo Valladolid): Desconocido

 

Martín Fernández Antolín (C´s): Una persona honrada

 

La porra de Tribuna el 26-M:

 

Ciudadanos gana, pero gana el corazón de Valladolid

Cercano a los jóvenes a través de su carrera de profesor -y de antiguo rector de la Universidad Europea Miguel de Cervantes-, Martín Fernández Antolín afronta una nueva etapa en su vida tras dar un paso importante. En pocos días podría ser el nuevo alcalde de Valladolid si Ciudadanos ganas las Elecciones Municipales, algo que supondría una “responsabilidad” y que ya ha imaginado.

 

Tiene claro con quién no pactaría tras este domingo, aunque prefiere esperar a los resultados para ver las posibles situaciones. Eso sí, asegura que siempre antepondrá el programa de su partido, el cual define como “de centro”. Por ello, y en lo personal, los extremos le gustan “poco”.

 

Así lo cuenta en esta entrevista a Tribuna de Valladolid, donde aporta su valoración de los cuatro años del equipo de Gobierno y habla del PGOU, del soterramiento y de la limpieza de la ciudad, entre otras cosas.

 

PREGUNTA: Ha llegado casi a última hora… ¿Cree que le puede afectar?

RESPUESTA: Yo creo que no. Estoy seguro de que los vallisoletanos no valoran cuándo llega uno, sino lo que pueda hacer. He llegado justo, en el mejor momento.

 

P.: Pero lo hizo después de todo el lío del ‘pucherazo’…

R.: Entiendo que el tema del presunto ‘pucherazo’ está superado. Se encuentra en manos de la Fiscalía actualmente. Los tiempos de la Fiscalía son unos y los de la política otros.

 

P.: ¿Le costó dar el paso?

R.: Sí, cómo no (risas). Me encanta dar clase. Llevo 25 y asumir una responsabilidad como esta no era un momento fácil, pero entiendo que se puede aportar mucho.

 

P.: ¿Qué fue lo que le animó?

R.: El programa de Ciudadanos y saber que podía aportar algo dentro de él.

 

P.: Hablando de ánimos, parece que no ha recibido muchos por parte de Pilar Vicente.

R.: No he podido hablar con ella. No es falta de ánimos o no. Simplemente todavía no ha habido una conversación.

 

P.: Pero le gustaría.

R.: Claro que me gustaría.

 

P.: Ha estado al frente de una institución importante como la UEMC. ¿Cuántas veces se ha imaginado dirigiendo Valladolid?

R.: En las últimas dos semanas todos los días pienso en la responsabilidad que supondría. Me veo gobernando una ciudad, aunque es un entorno diferente al de una universidad.

 

Se ha demostrado que un gobierno de coalición puede funcionar

 

P.: ¿Tiene pensada su primera decisión si llega a ser alcalde?

R.: Mi primera decisión será ponerme al servicio de los ciudadanos y escuchar a todos los partidos políticos cuál es su posición respecto al programa de Ciudadanos para que entre todos podamos construir una Valladolid el siglo XXI.

 

P.: Se acaba esta legislatura. ¿Qué tres cosas positivas destacaría del actual equipo de Gobierno?

R.: Una cosa positiva es que se ha demostrado que un gobierno de coalición puede funcionar. Otra es el diseño de acciones que no se han sabido llevar a cabo, pero la proyección de la ciudad en cuanto a la necesidad de diversificar las industrias… Creo que ha sido bueno. Y, la tercera, la tecnificación de muchos sectores, ya que considero que Valladolid ha tenido buenos gestores en algunas concejalías, como, por ejemplo, Manuel Saravia.

 

P.: ¿Y negativas?

R.: En primer lugar, ha habido un paternalismo muy grande respecto a los vallisoletanos. Se les ha conculcado el derecho a actuar por sí mismos y se han tomado muchas decisiones en su nombre; como a la hora de ubicar el Parque Agroalimentario, aprobar el PGOU… También ha habido cierta desidia en los servicios sociales. Valladolid sigue perdiendo población, está envejeciendo terriblemente y parece que nadie hace nada por ello. Y el tercer punto es que se ha entendido que Valladolid no puede depender únicamente del automóvil, pero no se ha confiado en los empresarios de la ciudad a la hora de poner soluciones a esto.

 

MARTÍN FERNÁNDEZ ANTOLÍN, DURANTE LA ENTREVISTA. J.P.

 

P.: No ha mencionado el tema de la limpieza y ha habido muchas quejas. ¿Ha visto la ciudad más sucia en estos últimos cuatro años?

R.: Valladolid está más limpia desde que se convocaron las elecciones (risas). Vivo cerca del Paseo de Zorrilla y las medianas se han soplado de hojas y se ha hecho una poda en condiciones. Pero hemos pasado todo el invierno con todas las hojas del otoño ahí. Ha habido poca atención y creo que Valladolid tiene que estar más limpia. No quiero decir que no esté limpia del todo, pero sería oportuna una actuación más consistente.

 

P.: Por el contrario, sí ha mencionado el PGOU. ¿Qué le ha parecido su aprobación en la misma semana de elecciones?

R.: No me ha gustado por una cuestión de higiene democrática. El gobierno municipal ha tenido cuatro años, que es tiempo suficiente. Vamos a poner que los estudios y trabajos previos hayan supuesto dos años, pero ha tenido otros dos para presentarlo. Quizás están nerviosos porque piensan que no van a salir con el mismo equipo. Desde luego, maniata a cualquier equipo que no sea el suyo y tome las riendas del gobierno municipal. No me ha gustado.

 

Cuando Óscar Puente llegó a la Alcaldía no tenía ningún tipo de experiencia en gestión

 

P.: ¿Cuál considera su punto más fuerte de la candidatura?

R.: Sin empresas no hay trabajo y sin él el resto de la sociedad se tambalea. Lo primero sería diversificar y traer empresas a Valladolid. Nosotros hablamos del Plan del Distrito Anta, que es un distrito de empresas tecnológicas y servicios financieros que dinamizaría un barrio como Delicias y toda la ciudad. Hablamos de la especialización de los polígonos industriales porque tenemos empresas potentísimas en Valladolid a las que no se está prestando mucha atención. También el Parque Agroalimentario, que se proyectó y los empresarios del sector demostraron que no era la ubicación que ellos querían. Si se les hubiese escuchado, a lo mejor todo estaba puesto en marcha ya y así hemos perdido cuatro años. Y, por último, la industria turística. Valladolid tiene un potencial enorme. Somos el eje de un número importante de denominaciones de origen, la ciudad de la lengua castellana… El turismo congresual está poco explotado y también hay que insistir en el turismo deportivo.

 

P.: ¿Cree que el hecho de haber estado cerca de los jóvenes cuando fue rector y en este tiempo como profesor puede ayudarle?

R.: Los jóvenes me conocen, pero es un porcentaje muy pequeño de Valladolid. A mí me hacen sentirme joven todos los días porque me hacen estar alerta y son 25 años ya. Espero que vean que hay una persona que les quiere escuchar. Lo que sí que sé es que la gestión la he ejercido. Cuando Óscar Puente llegó a la Alcaldía no tenía ningún tipo de experiencia en gestión.

 

España ha sido tradicionalmente un país de centro; igual que Valladolid

 

P.: Parece que serán unas elecciones igualadas. ¿Ha pensado ya en posibles pactos?

R.: Todavía no sé qué resultados va a haber y no sé cuáles serían los posibles pactos. Me tranquiliza saber que hasta el día 27 tenemos tiempo para pensar todos; no solo Ciudadanos. Y, como dice, parece que serán muy ajustados… Hay que poner por delante el programa.

 

P.: ¿Estaría dispuesto a pactar con cualquier partido?

R.: Hay partidos con los que no me gustaría tener que pactar. Ciudadanos es un partido de centro. Todo lo que se mueva entorno al centro, lógicamente, estará mucho más próximo a nuestro programa. En mi cabeza no hay ni cordones sanitarios ni líneas rojas. Los extremos están muy alejados de la ideología de Ciudadanos.

 

P.: ¿Le da miedo el crecimiento de esos extremos?

R.: España ha sido tradicionalmente un país de centro; igual que Valladolid. Donde tiene que encontrar la gente la salida es en el centro. Los extremos me gustan poco.

 

P.: A los ciudadanos les preocupa mucho el tema de los impuestos. ¿Haría alguna subida o bajada?

R.: Lo primero es mirar cómo están. El Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica creo que está en la franja más elevada y se podría mirar. Pero antes hay que hacer un análisis de cómo están. No podemos olvidar que los servicios públicos se pagan con impuestos. No voy a ser temerario ni voy a comprometer mi palabra diciendo que voy a bajarlos. No quiero ganar un voto mintiendo a los ciudadanos.

 

P.: Por último, el tema estrella de Valladolid… ¿Qué opina del soterramiento?

R.: ¡Caramba! (risas). Se ha venido utilizando por los protagonistas del bipartidismo como arma arrojadiza y electoral. Ninguno de los dos ha pensado lo que supone para la ciudad. Tenemos que buscar alternativas reales y proponemos que se haga por fases. Pero lo más importante es dotar de oportunidades a los barrios que están más allá de la vía. No por soterrar vamos a convertir Pajarillos en el barrio Salamanca. Hay que invertir para que el desarrollo económico y social de esos barrios funcione. Soterramiento sí, pero que sea viable, que sirva para crear ejes de integración en la ciudad y que sea para el futuro y no para ganar unas elecciones.

Noticias relacionadas