Margarita García sobre el problema de Las Viudas: "Es algo que no se puede solucionar a corto plazo"

La presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid 'Antonio Machado' habla para Tribuna Valladolid sobre el problema de seguridad del barrio.

La zona de Las Viudas en el barrio de Las Delicias y Margarita González. TRIBUNA

Los contínuos problemas de seguridad en zonas de Valladolid como Las Viudas o el 29 de Octubre es un problema que afecta no solo a los vecinos de esos barrios, sino a los vecinos de toda la ciudad. El último episodio, los disparos para celebrar la entrada de este 2019, han sido el detonante de un aluvión de declaraciones al respecto. La presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid 'Antonio Machado', Margarita García, habla con Tribuna Valladolid al respecto de estos barrios.

 

PREGUNTA: ¿Se han puesto en contacto con las autoridades para solucionar el problema?

 

RESPUESTA: En noviembre se tomó contacto ya con la Policía Nacional, Delegación y Subdelegación del Gobierno para poner en marcha una Junta de Seguridad local de toda Valladolid, en la cual estuvieran presentes las Fuerzas de Seguridad del Estado y todas las organizaciones sociales que pudieran decir algo en esta cuestión. Ahí incluíamos tanto a los servicios sociales municipales, los de la Junta, asociaciones de inmigrantes, CEAS, mediadores, incluso las asociaciones vecinales, para poder trabajar este problema de una forma integral, porque lo que veíamos es que no tiene sentido hacer cuestiones puntuales en zonas muy concretas.

 

Lo que sí tiene sentido es hacer algo global, de manera que los pequeños focos de delincuencia que pueda haber no se vayan desplazando de un lado a otro, sino que se adopten medidas globales que tienen que pasar sobre todo por lo social, por la integración y por el ver cómo esta gente se puede adaptar a los modos, costumbres y, sobre todo, a la convivencia ciudadana.

 

P.: ¿Y se ha producido esa reunión?

 

R.: No. Ahora estamos pendientes de que nos den fecha para esta Junta de Seguridad, pero ya llevábamos bastante tiempo con este problema en la cabeza, y entendemos que no se pueden sacar de quicio tampoco. Creemos que son focos puntuales que no se pueden generalizar, que Valladolid no es una ciudad insegura y que hay que trabajar para que esos pequeños focos se puedan reconducir y se puedan resolver.

 

P.: Dices que Valladolid no es una ciudad insegura, pero ¿las viudas podría ser un barrio inseguro de Valladolid?

 

R.: Como pasa un poco en todos los lados, mientras todo está en la normalidad y nadie se sale de lo habitual, entiendo que la vida allí es peculiar, quizá, pero se mantiene en unos términos normales entre comillas. Entiendo que son episodios puntuales tanto en Las Viudas como en cualquier otro sitio, quizá allí con más frecuencia o más posibilidades. No es una cuestión que se pueda resolver como se hizo en el poblado de La Esperanza, cercando el barrio. Tiene que haber un trabajo social muy potente.

 

P.: La Policía ha tenido que escoltar a los servicios de limpieza, que al final trabajan para el bienestar de los vecinos de los que tienen que ser protegidos.

 

R.: También hay que matizarlo bastante. Yo creo que en una situación concreta se ha producido algo así, pero yo creo que eso no es lo habitual. Yo creo que se están sacando las cosas de quicio y se está dando una dimensión que es mayor de la que tiene. Que en un momento dado alguien vaya a retirar un colchón o algo, y le llamen la atención por hacerlo, y contra los servicios de limpieza se monte un conflicto, no tenía que ser así pero no creo que a diario los barrenderos tengan que ir con dos policías municipales detrás. Puede ser que en un momento dado haya una situación en la que se dé ese caso, pero habitualmente yo creo que las cosas no son tan graves como se están vendiendo, con toda la gravedad que tienen, pero no creo que sean cuestiones que sea lo normal del día a día.

 

P.: ¿Está el barrio de Las Viudas colonizado?

 

R.: Yo creo que colonizado del todo no puede estar, porque las calles son calles de Valladolid, las calles que lo rodean son calles de Valladolid y todos en algún momento hemos cruzado por ese barrio para ir de un punto a otro. Es verdad que la mayoría de la gente que vive allí son de etnia gitana o inmigrantes, pero yo creo que estas cuestiones de, voy a llamarlo guetización aunque no es una palabra que me guste demasiado, se dan no solo en las Viudas, se dan en especial en las zonas al otro lado del ferrocarril, donde la vivienda es barata que es donde al final se pueden acabar desplazando las personas y los grupos sociales con menos recursos económicos, con lo cual va todo muy unido: si las viviendas estuvieran mejor, quizá podrían requerir un poder adquisitivo más alto; cuando se hicieron los realojos tampoco hubo especial cuidado en repartir muy bien a toda esa población realojada y se acabó concentrando en puntos muy concretos casi todos del este de la ciudad y la verdad es que hay muchísimos factores que intervienen. Colonizado no sé si es la palabra más adecuada pero es verdad que muchas veces estos procesos  se van un poco alimentando a sí mismos. 

 

P.: ¿Se pueden solucionar estos problemas de convivencia y seguridad que se viven en Las Viudas o el 29 de Octubre?

 

R.: Yo creo que tienen solución, quizá no a corto plazo, porque es un trabajo de los servicios sociales sobre todo, de colaboración de toda la gente que está allí, tanto vecinos que no sean de etnia gitana, las asociaciones de vecinos, los mediadores, la fundación Secretariado Gitano…  Ahora mismo, por ejemplo, en Pajarillos se está haciendo un trabajo muy potente, el proyecto ‘Pajarillos Educa’. Un proyecto de integración que yo creo que es un poco por donde hay que caminar. Efectivamente, la parte de mejora de las viviendas que se está haciendo en Las Viudas también tiene que influir, pero tiene que haber un seguimiento también. No vale con: arreglo las viviendas, el propietario sigue ahí y las dejo abandonadas a su suerte. No. Tiene que haber un seguimiento por parte de los servicios sociales de que esas viviendas se están manteniendo en condiciones. Tiene que haber una parte punitiva, por llamarlo de alguna manera, y otra parte educativa, y creo que las dos tienen que ir de la mano y es algo que no se puede hacer a corto plazo. 

Noticias relacionadas