Cyl dots mini

Malestar entre los usuarios de Auvasa por retrasos sin aviso en los servicios de este miércoles

Varias personas esperan a la puerta de la oficina de la plaza Zorrilla. TRIBUNA

Las frecuencias de los autobuses han pasado a tener el horario de julio y los propios conductores explicaban que ni ellos conocían este cambio. Los trabajadores aseguran que con el nuevo gerente están "peor que antes".

La situación en Auvasa sigue siendo tensa. Tras la llegada del nuevo gerente, los trabajadores de la empresa de Valladolid continúan con las protestas cada mañana en la puerta a las 07:00, hora hasta la que esperan para entrar.

 

Pero durante este miércoles, 7 de junio, y ya desde algunos días antes, según ha podido saber este periódico, se han producido retrasos en las frecuencias sin tener constancia de ellos. Esto ha derivado en el malestar de los vallisoletanos que, como cada mañana, esperaban en la parada para coger el transporte público y este no llegaba.

 

Finalmente, los usuarios montaron en el autobús enfadados y pidiendo explicaciones del retraso; en este caso en la línea 9 en Parquesol. El conductor, comprendiendo a esas personas, explicó de forma amable la situación y estas le exculparon. "Nosotros no sabíamos nada. Nos lo hemos encontrado al llegar. Había 6 coches en vez de los 7 habituales. Estamos con el horario de julio y esta línea va cada 20 minutos", dijo.

 

La crispación y el runrún continuó durante el trayecto. Había gente de todo tipo de edad. Los más jóvenes miraban el reloj porque llegaban tarde a hacer un examen, mientras que parte del resto suspiraba porque no iba a empezar a tiempo su día laboral.

 

Los trabajadores de Auvasa aseguran que "desde que ha venido el gerente nuevo se sacan menos servicios". "Han aumentado las reclamaciones porque han cambiado las frecuencias", apuntan. Ellos han sido los primeros sorprendidos por esta situación, ya que señala que "lo que han quitado hoy [por este miércoles] es una pasada".

 

De esta situación salen perjudicados los usuarios y los propios trabajadores. "Antes de hacernos la jornada partida, quieren demostrar que todo va fatal. Ayer [por el martes] hubo una reunión con el gerente y fatal. Ha venido cargarse los horarios continuados y pasarlos a jornada partida", expresan.

 

Los empleados de la empresa vallisoletana son negativos en cuanto a una posible mejora. En verano esperan "el zapatillazo" y que les pasen a jornada partido porque "la ciudad está más tranquila". "Desde que ha venido el nuevo gerente, estamos peor que antes todavía", sentencian.