Madrid, Barcelona, Benidorm... Valladolid ante una de sus fechas más importantes para el turismo

D.Á.

¿De dónde proceden los visitantes a la Semana Santa vallisoletana? ¿Qué buscan? ¿Cuántos días van a pasar? Esto es lo que responden a TRIBUNA. 

A pesar de la lluvia, Valladolid es durante la Semana Santa un lugar bullicioso. Por unos días la ciudad del Pisuerga, a su escala, puede sentir a los turistas paseando por sus calles, agudizar el oído para escuchar múltiples acentos nacionales y extranjeros, y los vallisoletanos disponen de la ocasión perfecta para dejar atrás esa fama de frialdad y lejanía al ofrecer su ayuda a los, en muchas ocasiones, confusos visitantes que mapa en mano buscan el mejor restaurante o la calle que los acerque al próximo monumento.

 

Es la Semana Santa una época clave en la agenda turística de la ciudad. Pero, ¿quiénes nos visitan? ¿De dónde vienen? ¿Por qué? TRIBUNA ha preguntado, estas son sus respuestas.

 

Según explican en el punto de información turístico situado en la Acera de Recoletos, hasta este Viernes Santo predominaban los turistas procedentes de Madrid y Barcelona, también de otras provincias de Castilla y León -"sobre todo Salamanca y León", dicen-, de Santander y de la más lejana Benidorm. Durante el día se han instalado puntos móviles de información en puntos céntricos como la Plaza Mayor o la Acera de Recoletos, donde notan mucha afluencia de turistas, y donde de manera constante llegan personas a pedir un mapa y a preguntar.

 

Paramos a uno de esos grupos, dos parejas de mediana edad que llegan desde Villarreal. "Estábamos en Tordesillas, y queremos hacer un pequeño recorrido por Castilla y León" expresan, con ánimo de visitar también Zamora y León. Su viaje se prolongará hasta el lunes, y además de querer ver las procesiones (estuvieron en el Sermón de las Siete Palabras el viernes), tampoco se quieren perder la Catedral y el resto de puntos de interés que les han señalado.

 

Desde la oficina de atención turística aportan, según su experiencia, que quienes entran a solicitar información preguntan no solo por las procesiones, sino también por puntos turísticos, por iglesias y por la gastronomía. Además, también lo hacen por lugares de interés en la provincia, donde destacan la Ribera del Duero, para completar estancias de "más de dos días".

 

El turismo gastronómico es uno de los puntales en la oferta que ofrece Valladolid a sus visitantes. Es el caso de varias parejas que vienen desde Vitoria a pasar un único día, buscando "la Semana Santa y todo lo culinario". Tapas es la palabra clave, y además de eso su recorrido también incluirá "el Museo de Escultura, y una ruta por el Casco Histórico".

 

Sinceras se muestran dos chicas jóvenes que, cargadas con sus maletas, apuran sus últimas horas en Valladolid ya que llegaron el lunes. ¿Por qué eligieron la ciudad del Pisuerga? "Porque no hay aeropuerto en Salamanca" responden. Las conexiones de Villanubla, aunque no son muy numerosas, sirven para atraer turismo que, de otra forma, podría buscar otras ciudades dentro de Castilla y León cuyos aeródromos tienen menos peso. Estas mujeres lo tienen claro, su objetivo es el "turismo gastronómico" más allá de museos, Semana Santa o arquitectura.

 

La lluvia se ha marchado de la ciudad al menos hasta el lunes, por lo que los turistas van a poder disfrutar, sean cuales sean sus gustos, de una ciudad que ha hecho de la cultura, el arte y la gastronomía los pilares de su oferta.