Lydia ('Presuntos Implicados'): "La soledad debe positivizarse, es algo que debemos vivir todos porque te enseña muchas lecciones"

La cantante atiende a TRIBUNA para contar sus pensamientos y hablar de 'La Soledad', la nueva canción en colaboración con el grupo 'La Musicalité' que ha sido lanzada el 28 de octubre.

La cantante Lydia durante la entrevista realizada en Tribuna Valladolid. JOSÉ ÁNGEL GALLEGO.

Lydia Rodríguez Fernández, conocida en la música por solo su nombre de pila, presenta su nuevo single, 'La Soledad'. La premiada artista madrileña se lanza a retomar su carrera en solitario, mientras sigue compaginándolo con su trabajo como 'coach' a otros artistas y su papel de vocalista en el mítico grupo español 'Presuntos Implicados', en el que lleva trabajando desde hace más de una década tras la marcha de Soledad Giménez.

 

PREGUNTA: Proviene de una familia de músicos, por lo que esta era una constante en su día a día desde niña. Pero, ¿siempre le interesó la música o tenía alguna otra vocación o afición por aquel entonces?

RESPUESTA: Como nací entre músicos y en mi casa siempre había guitarras, estudio de grabación... y mi padre era músico, cantaba y tocaba, creo que nunca se me pasó por la cabeza ser otra cosa. Iba al colegio, estudiaba como cualquier niño, pero empecé en el Conservatorio muy joven, con 9 años. Entonces no, no tenía ninguna otra vocación, siempre quise ser músico. A los 6 años empecé a cantar, descubrí que me gustaba y que podía ir por ahí mi camino, y entonces no pude pensar en nada más, no me dio tiempo.

 

P.: Debutó en la música con 'No sé si es amor', canción dedicada a Alejandro Sanz. ¿Qué supuso para usted, ya en ese comienzo, que tuviese tanto éxito y que incluso le entregase el propio Alejandro Sanz el disco de platino?

R.: Era muy niña, entonces yo creo que con los años ha cogido como otro concepto en mi vida. Ahora entiendo la importancia de todo aquello. Yo en ese momento lo viví con una gran ilusión, le había dedicado esa canción a Alejandro porque era mi inspiración, estaba en pleno apogeo de componer con 11 años, escribir canciones, y de repente aparece un artista como él con 21 años, tan joven y componiendo canciones tan bonitas y maravillosas, fue como pura inspiración. Lo viví como una experiencia de algo maravilloso, como un regalo que me hacía la vida, pero quizás no lo saboreé tanto como podría saborearlo ahora que me acerco a los 40.

Siempre piensas que quieres avanzar, crecer y ser mejor artista, y lo que va llegando hay que tratar de disfrutarlo

P.: Al respecto de eso, ¿qué le diría a su yo de esos inicios en la música? ¿Algún consejo?

R.: Esta es buena. Sí, le daría muchos consejos, sobre todo quizás sería que siguiese su intuición siempre, porque no suele fallar, suele acertar bastante.

 

P.: ¿Cree que al iniciarte en la música con esa canción y luego las posteriores, pudo esperar esa niña todo lo que iría viniendo después?

R.: Yo por lo menos no era el tipo de artista que iba planteándome lo que quería que me sucediese, iban sucediendo cosas y yo las iba disfrutando, unas más y otras menos, porque luego vino Eurovisión y mi último puesto, que lo disfruté, pero quedar en último lugar también me perjudicó. Entonces, como que en ese momento no piensas en lo que está por venir, siempre piensas que quieres avanzar, crecer y ser mejor artista, y lo que va llegando hay que tratar de disfrutarlo. Y esto quizás sería otro consejo que me daría a mí misma, el disfrutar más de las cosas, porque cuando estás tan metida ahí, al final el trabajo no lo disfrutas tanto como deberías.

 

P.: Como ha dicho, en 1999 fue seleccionada por TVE para representar a España en la gala de Eurovisión en Jerusalén con la canción 'No quiero escuchar' con 19 años. ¿Tuvo miedo al enterarse de que iba a representar al país? ¿Con qué se quedaría de esa experiencia?

R.: La verdad es que casi nunca he sentido miedo en mi vida, sí respeto por muchas cosas. Miedo realmente sentí cuando quedé en último lugar en Eurovisión  y pensé: ¿Qué puedo hacer ahora?, ¿Qué pasa con todo esto? Pero miedo al enterarme de que iba a representar a España no, al contrario, sentí mucho orgullo, que seleccionaran mi canción entre otras tantas miles era una posibilidad muy pequeña, y que me hubiese pasado... De esa experiencia me quedaría con el aprendizaje, con el saber curar de un día poder estar arriba, otro abajo, y pasado estar en medio. Esto tiene fases, y hay que saber estar en cada una y disfrutarlas. 

Suceder a Sole en Presuntos Implicados era mucho peso, porque era y sigue siendo una de las mejores cantantes de este país

P.: A lo largo de su carrera en el panorama musical ha ido componiendo música propia con 'Cien veces al día' o 'Si no me pides la vida', también participó en 2002 en el proyecto 'Ellas y Magia' de versiones de canciones Disney para público infantil, ha colaborado con raperos como El Chojin y actuado en el musical 'Jesucristo Superstar' como María Magdalena... Se podría decir que ha tocado todos los palos de la música, pero, ¿tiene alguno favorito?

R.: A mí lo que más me gusta es el directo, hacer conciertos, y el estudio. Quizás especial ilusión me hizo lo de Disney, me he criado viendo esas películas y las sigo viendo, ha formado parte de mi infancia y de mi vida, y cantar para ellos era algo que me hubiese encantado seguir haciendo, fue algo especial. Pero en realidad, todo lo que sea cantar siempre me llena, me gusta mucho.

 

P.: Y a partir de ahí, en 2008 tras la marcha de Soledad Giménez del grupo Presuntos Implicados, entró a formar parte de la banda como nueva vocalista. ¿Qué supuso en su carrera convertirse en la nueva cantante del grupo?

R.: Fue un crecimiento personal y artístico muy grande, porque pasé de ser solista a formar parte de un grupo, donde ya no decidía yo sino que las decisiones eran entre tres. Suceder a Sole en Presuntos era mucho peso, porque era y sigue siendo una de las mejores cantantes de este país. Aunque tampoco lo pensé mucho en su momento, sobre todo me hacía mucha ilusión trabajar con Nacho Mañó y Juan Luis Giménez, con quienes ya había trabajado en otros proyectos pero no como parte de Presuntos. Hemos tenido momentos de todo tipo, mejores y peores, pero en todo caso siempre es positivo porque me ha hecho crecer como artista y como persona. 

 

P.: Al mismo tiempo que está en el grupo, lo compagina con su carrera en solitario. ¿Cómo lo hace? ¿Cómo es el día a día?

R.: En realidad, acabo de volver a empezar. Mi último trabajo en solitario fue en 2002, aunque luego haya seguido haciendo cosas, y desde 2007 entré en Presuntos y cuando se hizo público en 2008 ya teníamos todo grabado. Y hasta ahora, con el nuevo proyecto que he hecho con el grupo La Musicalité, componiendo nosotros las canciones y ellos produciéndolas, incluyendo el single que estoy presentando, 'La Soledad'. 

 

Desde hace algunos años ya tenía inquietud por grabar mis propios temas, contar algunas cosas y hacer un estilo musical más mío, más propio, más lo que es la evolución lógica de lo que sería Lydia en solitario, con mucho que contar en las canciones, y que necesitaba sacarlo. Estos últimos años tenía el proyecto ya bastante perfilado, podía haberlo sacado antes pero quería llevarlo adelante con SONOGRAND MUSIC Spain, mi compañía discográfica. Quería sacarlo con gente que creyera realmente en el proyecto y que les emocionasen las canciones y el hecho de lanzar mi carrera en solitario. Ahí fue cuando dije que aquí es donde debía quedarme, porque es algo que para mí fue importante, ver que alguien se ha emocionado no es posible fingirlo.

 

Además, tengo ya mi vida mi planteada. Tengo un negocio donde preparo a otros artistas enseñándoles todo lo que sé, sigo con Presuntos sacando singles a un nivel mucho más familiar, sin tanto trabajo de promoción salvo en redes sociales y plataformas digitales, y muchos menos conciertos. Y quería sacar este proyecto con quien creyese en mí, y para poder trabajar y volver a recuperar el puesto que en su momento tuve como solista. Y compaginarlo no me da ningún problema, ahora mismo estoy muy centrada en promocionar mi primer single, 'La Soledad', y es a lo que voy a estar, y seguir planteando con Presuntos lo que vaya saliendo. 

Es absolutamente necesario pasar por esa fase de nuestra vida, pasar por una soledad elegida donde convives contigo mismo y te conoces a fondo

P.: Como ha dicho, está trabajando con La Musicalité. ¿Cómo es trabajar con un grupo también tan conocido en nuestro país?

R.: De hecho, todo esto surgió por ellos. Cuando empecé a querer hacer un proyecto en solitario, hablé con una amiga íntima y le conté mi inquietud, y a los días me llamó Jaume, el batería de La Musicalité, me dijo que les encantaba lo que hacía y mi voz, que faltaban algunas composiciones por poner letras y melodías, y querían reunirse conmigo. Nos reunimos, escuchamos las canciones y me emocioné. Todo tenía sentido, esas composiciones musicales con las letras y melodías que yo podía escribir y crear podían funcionar, y desde hace 4 años hasta ahora presentándolo.

 

Me pareció todo un privilegio, amo a ese grupo desde sus inicios, y los sigo desde siempre, además de que hemos coincidido mucho. Siento admiración y, desde luego, es un privilegio total, un lujo.

 

P.: Su nuevo single, 'La Soledad', fue lanzado el 24 de octubre, y se diría que es un tema muy intimista. ¿Calificaría su música como autobiográfica?

R.: Totalmente. Es inevitable que todos los artistas al final escribamos de una manera bastante autobiográfica y, si no, de cosas que suceden a nuestro alrededor y nuestros seres queridos. Pero en este caso, este single y otras muchas canciones que tenemos escritas, están escritas desde un yo muy profundo y dolorido en un mal momento de mi vida. Es bastante intimista, y creo que cualquiera puede identificarse con una letra como esta, porque todos hemos tenido un momento en el que no te queda nada, en el que estás agarrado a una soledad. Pero no es de forma negativa, sino que la soledad debe positivizarse, es algo que debemos vivir todos porque te enseña muchas lecciones. 

 

P.: Una de las lecciones que parece que quiere reivindicar con su single es la importancia de ser uno mismo sin nadie más. ¿Cree que ese mensaje es importante hoy en día, sobre todo, con el auge de las redes sociales y millones de usuarios publicando prácticamente su día entero?

R.: Es absolutamente necesario pasar por esa fase de nuestra vida, pasar por una soledad elegida donde convives contigo mismo y te conoces a fondo, y aprendes a quererte, valorarte, y saber qué es lo que quieres o no en tu vida. Y más en estos tiempos, antes no había nada y ahora está todo, mola porque los artistas debemos hacerlo para mantener informados a nuestros seguidores, algo que se ha vuelto imprescindible, pero también tengo esa parte en la que en mi casa a partir de una hora o al ir de vacaciones se desconectan dispositivos, solo para llamar a la familia para que sepan que todo va bien, y punto. Creo que es fundamental en tu vida ese momento, en el que te separas de todo, te conoces a ti mismo.

 

Se han perdido las relaciones personales, y las redes dan la opción de contar lo que queramos, pudiendo no ser verdad lo que te dicen, lo que me chirría mucho, porque al final siendo así no eres tú mismo. En redes sociales no hay que mostrar solo lo bueno, sino más bien todo, somos humanos y a veces podemos no estar en el momento más álgido.

 

P.: Por último, para después de 'La Soledad', ¿tiene algo en mente?

R.: Hace muy poco de esto y estoy muy centrada en la promoción, pero me encantaría grabar un disco. Soy antigua, me gustaría tener un disco físico con mi libretito y el olor a disco nuevo y grabar y poner mis canciones, todo lo que tengo. He estado en un momento pésimo de mi vida, pero ahora es cuando necesito cantarlo una vez ha pasado todo. Y si no hay un disco, mínimo otro single sí que habrá.