Luz verde municipal al nuevo PGOU de Valladolid a pesar de los reproches por "abandonar" el soterramiento
Cyl dots mini

Luz verde municipal al nuevo PGOU de Valladolid a pesar de los reproches por "abandonar" el soterramiento

A. MINGUEZA

La Federación 'Antonio Machado' llama a defender el soterramiento como haría Aquiles y Puente ironiza con el carácter "mitológico" del proyecto

El Pleno del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado inicialmente la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para la ciudad presentado por el equipo de Gobierno con reproches por parte de la oposición y de la Federación de Vecinos 'Antonio Machado' al Consistorio por "rendirse" con la cuestión del soterramiento.

 

El nuevo PGOU ha contado con los votos favorables de PSOE, Toma la Palabra (VTLP) y Sí se Puede (SíVA), mientras que han votado en contra los grupos Popular y Ciudadanos (Cs), así como el único concejal no adscrito, Jesús Presencio.

 

El portavoz de los 'populares', José Antonio Martínez Bermejo, ha tachado de "error histórico" que se desista de soterrar la vías férreas y ha lamentado que "gracias a la renuncia de Valladolid podrá hacerse el soterramiento en otras ciudades".

 

En este sentido, Martínez Bermejo ha defendido que en otras ciudades Adif "tampoco apoyaba el soterramiento", pero se hizo porque "sus ayuntamientos no se rindieron".

 

Durante el Pleno ha tomado la palabra la presidenta de la Federación 'Antonio Machado', Margarita García, quien ha situado esta cuestión como la "gran sombra" del nuevo PGOU y ha pedido al equipo de Gobierno municipal que "no permita la enajenación de un solo metro cuadrado" de los antiguos talleres sino se dedica a financiar el soterramiento, sobre lo que ha llamado a pelear por el proyecto como el héroe mitológico Aquiles.

 

PROYECTO "MITOLÓGICO"

 

Sobre esto, el alcalde, Óscar Puente, ha ironizado con el carácter "mitológico" del soterramiento, que comparte con el héroe griego, mientras que al portavoz del PP le ha pedido que cite una ciudad de las que proyectan esta intervención que haya partido con una deuda de más de 400 millones como la que acumula la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV), por lo que ha tildado estas críticas como un ejercicio de "cuñadismo político".

 

En lo que se refiere al nuevo PGOU, el concejal de Urbanismo y primer teniente de alcalde, Manuel Saravia, ha defendido la reducción de suelo urbanizable para conseguir una ciudad "sostenible" y "compacta", en lugar del modelo "disperso" que propugnaban las áreas homogéneas del anterior plan, cuya eliminación ha conllevado "presiones" tanto a él como al equipo técnico que lo ha elaborado, al cual ha agradecido su trabajo.

 

Saravia ha alabado la apuesta por la peatonalización y la desincentivación del uso del coche en el centro "como recomiendan numerosos organismos internacionales". Respecto al soterramiento, ha situado el acuerdo alcanzado como un ejercicio de "honestidad" ante la situación en la que se encontraba el proyecto, en lugar de optar por la "patada hacia adelante".

 

Sin embargo, Martínez Bermejo ha ofrecido 13 razones por las que su Grupo no puede apoyar el texto presentado, aunque se ha mostrado dispuesto a hacerlo si se efectúan cambios de aquí a su aprobación definitiva.

 

La primera de estas razones son el "gran retraso" con el que se ha tramitado, el incremento de la burocracia y los impuestos para actuaciones urbanísticas, la "ruralización" de Valladolid con la reducción de suelo urbanizable, la "falta de apoyo" a la actividad productiva, la "congelación" a que condena la ciudad y el "urbanismo limitativo" que impone, el impacto para el comercio que causará una mayor peatonalización del centro, el "imperio" de la bici sobre peatones y vehículos a motor, los cuales "empiezan a convertirse en el enemigo", la defensa de "proyectos erróneos" como la rehabilitación del 29 de Octubre o la Ciudad de la Justicia, las "cortinas de humo" como el proyecto de hacer un Museo del Cine en el Palacio Real, las "incoherencias" como la expansión de la ciudad en zonas "inundables" próximas al río Esgueva y, por último, el abandono del proyecto de soterramiento, el cual "sería suficiente para rechazar el nuevo PGOU".

 

Diez han sido, por su parte, las razones que ha esgrimido la concejal de Ciudadanos, Pilar Vicente, para justificar su voto en contra, la primera de ellas la falta de tiempo para que la oposición estudiara toda la documentación disponible, la falta de consideración hacia las aportaciones de los vecinos, la ausencia de proyectos estratégicos más allá del Parque Agroalimentario, el agravamiento de los problemas del Plan Rogers con edificios de 32 plantas adosados a la vía del tren, los problemas de movilidad de apostar por el este como "única vía de expansión", la "arbitrariedad" en la eliminación de las áreas homogéneas, la "falta de coherencia" entre "lo que se dice" y "lo que realmente se hace", las "excesivas trabas" a la iniciativa privada, la "caja" que va a hacer Fomento a costa de Valladolid con los terrenos de los antiguos talleres "para pagar los soterramientos de otras ciudades" y la "parálisis urbanística" que puede provocarse "si se generan muchos recursos".

 

EL "CHICLE" DEL SOTERRAMIENTO

 

Tras la intervención de Vicente, Puente le ha reprochado su "falta de proyectos alternativos" y la ha acusado de "estirar el chicle del soterramiento" con la vista puesta en las próximas elecciones municipales.

 

Tampoco ha apoyado el nuevo PGOU el concejal no adscrito, Jesús Presencio, quien ha vaticinado que con el 'Plan Saravia' "van a hacer perder tiempo y dinero a los vallisoletanos".

 

Quien sí ha apoyado la revisión del PGOU ha sido el Grupo Sí se Puede Valladolid (SíVA), cuya portavoz, Charo Chávez, ha subrayado el "fracaso" del anterior, el cual "no logró un crecimiento de habitantes, no ha evitado el deterioro del medio ambiente ni ha mejorado la movilidad en estos años", frente a lo cual ha defendido un modelo de ciudad "a escala humana".

 

Por último, el portavoz del Grupo Socialista, Pedro Herrero, ha defendido que a partir de este lunes "se empieza a restablecer el orden" tras la presunta manipulación del anterior que investigan los tribunales, la cual ha relacionado con otros casos como la carta de conformidad o 'comfort letter', los áticos de la plaza Zorrilla o la parcela junto al Zambrana, entre otros.

 

Noticias relacionadas