Luis Vélez: "La movilidad es algo vivo, debe estar en permanente evaluación"

El concejal de Movilidad y Espacio Urbano asegura que los recientes cambios de la ciudad en materia de movilidad estarán en constante revisión e incide en que eran necesarios ante la pandemia

El concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez. M. ORTEGA

Valladolid se posiciona como una ciudad sensible con la movilidad sostenible. En los últimos meses se han llevado a cabo distintas medidas para adaptar su espacio hacia esta opción, cambiando considerablemente el aspecto de algunas de las principales vías del centro de la capital.

 

Sobre ello habla el concejal de Movilidad y Espacio Urbano del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez, con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, una cita a la que la ciudad se une en su apuesta por ganar espacio para el peatón y promover el uso de la bicicleta y el transporte público para dibujar una ciudad más amable.

 

 

PREGUNTA: Acabamos la Semana Europea de la Movilidad, esta vez sin actividades por la crisis sanitaria. ¿Cómo ha transcurrido?

 

RESPUESTA: La verdad es que este año ha sido muy raro porque es una semana en la que se realizan muchas actividades en muchas ciudades de Europa, en Valladolid con mayor intensidad en los últimos años. Lo que sí hemos podido programar es el Día Sin Coche y hemos tomado algunas medidas que ya veníamos tomando en los últimos años, como  evitar la circulación en la almendra central, la gratuidad de los aparcamientos disuasorios de la ciudad, la disponibilidad de los aparcamientos de la Universidad. También hemos repartido billetes gratuitos para el autobús por este día y colabora el colectivo del taxi, que ha fijado una tarifa plana.

 

Hacemos un llamamiento para que los ciudadanos hagan sus recorridos por la ciudad a pie, en bicicleta y en transporte público, siempre, pero en especial por este día.  Se trata de concienciar una vez más a los ciudadanos sobre una movilidad más sostenible y utilizar medios alternativos al vehículo privado.

 

 

P: Este año el lema de la Semana Europea de la Movilidad es ‘Por una movilidad sin emisiones’. Se podría decir que Valladolid es una ciudad sensible con ello…

 

R: Claro. Venimos tomando muchas medidas en los últimos años, especialmente pensando en la salud de los ciudadanos por encima de todo y en la reducción de los niveles de contaminación. Valladolid no es una ciudad en la que en estos momentos haya más contaminación de la que había hace 10, 15 o 20 años, pero ahora tenemos unos datos objetivos, transparentes, que están publicados al momento. Ahora nos hemos dotado de algunas herramientas para mejorar esos niveles de contaminación, como el protocolo y muchas medidas vinculadas con la movilidad. Es, desde luego, un lema muy oportuno.  Y Valladolid no es un extraño en España y en Europa, muchas ciudades van en la misma dirección.

 

 

P: En los últimos meses se han desarrollado algunas de las medidas en este sentido, enmarcadas en el Plan de Movilidad. De todas ellas, ¿cuál es la más relevante?

 

R: Lo que presentamos el 8 de mayo no era un plan en sí, sino un conjunto de medidas, algunas de ellas estaban en fase de ejecución, otras en proceso de ejecutar, otras en fase de estudio. Estaban en diferentes situaciones y vinculadas a diferentes ámbitos, algunas a Presupuestos Participativos, que ya habían sido aprobadas por los vecinos, y otras vinculadas a la situación de pandemia y a seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

 

Creo que si hubiese que destacar algo, destacaría al peatón porque es el objetivo y el centro de todas las acciones que se plantean por parte del  Ayuntamiento, al fin y al cabo peatones somos todos. Aunque utilizamos distintos medios para desplazarnos en Valladolid, nuestros pies es el medio más utilizado. Más de la mitad de los desplazamientos que realizamos diariamente los hacemos a pie, caminando, por tanto, el peatón debe estar en el centro. Por eso se han ampliado las calles peatonales y estamos tomando muchas medidas de mejora de la accesibilidad. También hay que tener en cuenta a las personas mayores, a los niños, a las personas con movilidad reducida, a los que tienen más dificultades en los desplazamientos. Tenemos que hacer especial hincapié para intentar mejorar su movilidad en la ciudad.

 

 

P: Sobre las peatonalizaciones y los carriles para bus y bici se han emitido muchas críticas, ¿cómo lo han percibido?

 

R: Hay muchas críticas que son constructivas y creo que hay que ser sensibles a todas las opiniones y los pensamientos, pero también es verdad que a veces se hace sin datos y sin tener información suficiente, con otro tipo de intereses. Yo creo que las medidas que se han tomado van en buena dirección. También es cierto que a veces se escucha más a quien más grita y no es siempre el que más razón tiene. Hay muchas otras personas que sin grandes estridencias están de acuerdo con las medidas que se están planteando. A lo mejor son los que menos gritan o a los que menos se  oye.

 

En este aspecto, creo que tenemos que tratar de ser receptivos para mejorar. La movilidad de las ciudades tiene que estar en permanente evaluación y ofrecer datos objetivos que nos ayuden a mejorarla. Como decía, la dirección que ha tomado Valladolid no es ajena a la de muchas otras ciudades, algunas que nos llevan tiempo de avance en este sentido y, bueno, creo que hay que poner la salud de los ciudadanos como objetivo por encima de todo. También, la situación del covid-19 creo que nos está ayudando a poner la salud por encima de cualquier otro objetivo.

 

P: Cuando se plantearon las últimas medidas se dijo que la pandemia había impulsado su puesta en marcha. ¿Se han planteado si hubiese sido mejor realizar estos últimos cambios de una forma más progresiva?

 

R: Esto se lleva hablando más de 20 años. El otro día hicimos un repaso en el pleno extraordinario de Movilidad y se estuvo repasando los diferentes planes de Movilidad que ha habido en la ciudad, el plan general, las agendas locales 21… y muchas de las medidas que hemos tomado ya venían recogidas en estos planes desde la década de los 80 o 90. Se contemplaban ya detalladamente.

 

Por hablar, por ejemplo, del carril bici de Isabel La Católica o Avenida Gijón o lo que llamamos la VA-10, ya estaban contemplados en estos planes aprobados por el Ayuntamiento, también en la época del Partido Popular. Por tanto, ha habido muchos años de debate y reflexión. Nos parecía que ahora era el momento de ponerlo en marcha. Hay que tener en cuenta que la polémica se ha generado en una o dos actuaciones prácticamente y que las medidas que se han tomado son muchas más. Por eso, creo que las medidas de movilidad necesitan un período de adaptación también, un período de cambio de costumbres y hábitos que tenemos y que creo que se irán amoldando a lo que la gran mayoría de ciudadanos necesita y nos demanda. Hay mucha gente que está satisfecha con esta potenciación necesaria del transporte público y el dar más espacio al peatón por encima de todo, así como a la bicicleta para que se pueda circular con mayor seguridad.

 

Además, la limitación de las calles a 30 kilómetros hora con los ciclo carriles y ciclo vías, que pusimos en marcha desde 2015, ha funcionado muy bien. El paso a mayores que damos ahora es la ampliación de la red de carril bici segregado para intentar dar mayor seguridad al usuario de la bicicleta, que estaría dispuesto a utilizarla más en sus desplazamientos si encuentra mayor seguridad.

 

 

P: Ya se han planteado reajustes sobre estas medidas, como en el caso del carril de Isabel la Católica. ¿Se estudian más reajustes?

 

R: Como digo, la movilidad es algo vivo, debe estar en permanente evaluación. Esta es una modificación, una mejora que vamos a implantar, que está pendiente de que técnicamente se decida el trazado definitivo. Hay otras mejoras que se pueden hacer, no puedo concretar en estos momentos, pero las hay, vinculadas a esto y a otras muchas cosas que no son noticia en el día a día. En la ciudad muchas veces generamos nuevos pasos de peatones, algunas regulaciones semafóricas diferentes… cosas que hacemos en el día a día en la ciudad que mejoran la movilidad y la accesibilidad y que no son noticia, pero que mejoran la vida de la gente. Por tanto, como digo, siempre se puede mejorar, por eso estamos receptivos a estudiar cualquier propuesta.

 

 

P: Sin duda se ha ganado espacio para el peatón con las obras, pero también se quiere fomentar el uso del transporte público y la bicicleta. ¿Cómo van a mejorar estos servicios municipales?

 

R: En el caso de la bicicleta estamos limitados por un contrato que es una concesión que finaliza en el 2023. No podemos ampliar o mejorar el servicio porque el contrato no lo permite. Por tanto, estamos trabajando en el día después de este contrato para ver qué servicio necesitamos y queremos para la ciudad.

 

En el transporte público se están probando muchos avances significativos para mejorar la calidad del servicio: se ha renovado la flota de autobuses, con vehículos más sostenibles; se ha mejorado las líneas y frecuencias, y estamos trabajando en los modos de pago. En estos momentos, por las recomendaciones sanitarias no se puede pagar en efectivo y hemos puesto en marcha un contrato que nos va a permitir que en unas semanas se pueda pagar con tarjeta de crédito o código QR y que evolucionará en el próximo año a que podamos recargar el bonobús por Internet u otra serie de prestaciones que la nueva tecnología permite. También, se ha mejorado sustancialmente la accesibilidad. Hay que ir complementando un poco todo, el tema de flota con nuevas tecnologías que permitan a Auvasa estar a la vanguardia de lo que los ciudadanos demandan.

 

 

P: Surge ahora el debate de fomentar el transporte público en plena época de pandemia, cuando a veces se ven buses llenos que impiden guardar la distancia de seguridad. ¿Qué piensa al respecto?

 

R: Al transporte público en esta pandemia se le ha hecho mucho daño porque se ha trasladado un mensaje erróneo acerca de que no debía usarse. No hay ningún informe o estudio que diga que en el transporte público hay más posibilidad de contagio que en cualquier otro espacio. De hecho, al menos en Valladolid hemos tomado medidas desde el principio, con mamparas para la separación de los conductores, el uso obligatorio de mascarilla, prohibir el pago en efectivo, la desinfección diaria de los autobuses y limitación de aforos, que estamos controlando al instante o al momento, de tal forma que nos permita reforzar algunos servicios en momentos necesario. Se han ido tomando medidas para que los usuarios puedan tomar el autobús con totales garantías. Ninguno de los brotes que surgen en el país se focaliza en el transporte público, esa es la realidad. Animo a los ciudadanos a usarlo, también en esta situación.

 

 

P: ¿Cuál es el balance general de las últimas medidas adoptadas?

 

R: Hay buenos resultados y buena acogida, aunque alguna crítica, como es normal en los cambios. A las personas nos cuesta adaptarnos, aunque luego al final veamos que son positivos. Creo que todas las medidas de movilidad necesitan un período de adaptación y hay que tener un poco de paciencia. En todo caso, hay que pensar que siempre se toman pensando en el interés general de todos los ciudadanos y poniendo la salud por encima de todo. Creo que si algo hemos aprendido en esta situación de pandemia es que la salud debe estar en la cumbre de los objetivos de cualquier administración pública y que tenemos un problema de contaminación. Tenemos que aportar nuestro granito de arena a mejorar la calidad del aire, nos hará vivir mejor y a tener una ciudad más agradable.

 

 

P: ¿Cree que si pasa la pandemia, que puede haber reducido la movilidad en la ciudad, se notarán más incidentes relacionados con las recientes medidas?

 

R: No, no tiene por qué. Lo que algunas personas dicen sobre que no tendríamos que haber hecho nada… Tendríamos un problema aún mayor si no hubiésemos hecho nada en materia de movilidad ante la crisis sanitaria. No tenemos un problema solo de vehículos contaminantes, tenemos también un problema de espacio. Las calles no se pueden ensanchar y hay un problema de capacidad y de redistribución del espacio. Las ciudades en general están pensadas para los coches, ocupan prácticamente el 70% del espacio público. Las calles deben estar pensadas para las personas, que somos quienes reactivamos la economía, las que consumimos. Precisamente, en Valladolid lo que tratamos de evitar es esos coches de paso por el centro de la ciudad, que no vienen a hacer gestiones o consumir, simplemente pasan por el centro porque es lo que más cómodo les resulta. Generan un problema.

 

 

P: ¿Cómo le gustaría ver la ciudad al final de esta legislatura?

 

R: Me gustaría que Valladolid fuera una ciudad más amable, que pudiéramos respirar mejor porque hubiera menos contaminación, que los ciudadanos se desplazaran más a pie, utilizando el transporte público y en bicicleta. Que incrementemos ese más de la mitad de desplazamientos que hacemos a pie,  que podamos tener un servicio público de bicicletas que se adapte a lo que los ciudadanos necesitan y demandan, y un servicio de transporte de mayor calidad. En general, que la gente sea más feliz porque tengamos una ciudad más amable, más paseable y más abierta tanto a los que vivimos aquí como a los que nos visitan.

Noticias relacionadas

Comentarios

Evolucionen 24/09/2020 11:00 #15
¿En 2020 alguien busca aparcamiento por el centro en zona azul?? xDDDD Por favor!!! Hace como 15 años que aparco en los parkings subterráneos, no en la calle, pero veo que aún los comerciantes siguen pensando que la gente va al centro a aparcar en las calles como en 1990.
Pucela-enemiga-del-coche 23/09/2020 19:22 #14
Se ve que el gran inmovilizador se ha quedado a gusto de tanto que ha cortado la circulación. Habria que darle el premio a exterminador del vehiculo en Valladolid, ya saben prohiben a los demas contaminar pero ellos a vivir a lo grande
Negativos 23/09/2020 14:29 #13
Los bots del Ayuntamiento, haciendo horas extras...
Delicias 23/09/2020 06:30 #12
Estais dejando el Pso. Juan Carlos I de penaaaa !!! Las bicis genial y los coches nos los subimos a casa
vino es Salud 22/09/2020 23:27 #11
R.I.P. el comercio del centro de Valladolid
C 22/09/2020 16:07 #10
Ya que la movilidad es algo vivo, que se mueva hasta su casa y se quede ahí., se lo agradeceríamos
P 22/09/2020 15:06 #9
Como se ve los que cobran del PSOE Y DE AUVASA DEBEN TENER EL DEDO QUEMADO DE TANTO DAR ME DISGUSTA CREO QUE CON ESO HACEN UN FLACO FAVOR PUES SÓLO HACEN QUE SU CATEGORÍA QUEDE A LA ALTURA DEL BETUN
vallisoletano 22/09/2020 13:51 #8
Hoy, día sin coche, he cogido el bus urbano porque no podía ir a trabajar en mi coche y he tenido que pagar el billete NO QUEDAMOS EN QUE ESTÉ DÍA EL BUS SERÍA GRATUITO???
¿de qué vais? 22/09/2020 11:01 #6
"por las recomendaciones sanitarias no se puede pagar en efectivo ". En NINGÚN momento, la autoridad sanitaria ha PROHIBIDO pagar en efectivo durante la pandemia. Hace MESES que se publicó que el dinero en efectivo no producía gran riesgo de contagio de Covid. ¿No os queréis enterar, o qué? Otras empresas de buses, Cabrero por ejemplo, sí que admite el pago en efectivo durante toda la pandemia.
Sara 22/09/2020 09:30 #5
Menos los muertos, esos no se mueven. El resto tendremos que aprender a volar, porque no está quedando una calle viva, cuando se cierren todos los negocios y Valladolid se muera, ya os podéis meter la movilidad por donde os quepa...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: