Luis César estalla antes del partido contra el Rayo Vallecano

El entrenador del Real Valladolid desveló que el club le ofreció ampliar su contrato en noviembre hasta 2020 y un mes después se enteró del "ultimátum".

La rueda de prensa de Luis César Sampedro, previa al partido contra el Rayo Vallecano, estuvo muy caliente. Tras la derrota en Córdoba, el club parecía haber tomado la decisión de destituirle, algo que finalmente no sucedió al no encontrar un sustituto que se ajustara a sus pretensiones económicas.

 

Así, la presentación de Rotpuller, la contratación de la joven promesa Sali y el anuncio de la promoción de dos alevines con el primer equipo de la categoría -del que ya formaban parte hace bastante tiempo- intentaron tapar los problemas que existen en Zorrilla, donde el presidente Carlos Suárez, como cabeza más visible, está descontento con el trabajo de Sampedro.

 

Así, el protagonista total compareció ante los medios en la mañana de este viernes para dar su versión de todo lo ocurrido. "No tenía ganas de venir a esta rueda de prensa, es incómoda para mí", reconoció. Dejó bastantes titulares y cargó contra el club, que no contra la dirección deportiva, con quien aseguró tener "muy buena relación". Y es que desveló que la entidad blanquivioleta le ofreció renovar "entre octubre y noviembre hasta 2020".

 

"Quien me puso las cantidades fue la institución, no Miguel Ángel Gómez. Dije que no porque me pareció precipitado. Fui un estúpido. Debí haber firmado porque al mes siguiente me enteré por vosotros [la prensa] que tenía un ultimátum contra el Lorca y era cierto. Estoy sorprendido. Si hubiera aceptado y fuera un aprovechado, esta semana, con dos años y medio de contrato, sería distinta", explicó.

 

"Esto es como las parejas. Cuando te ponen los cuernos, el último enterarse es el implicado. Sé lo que leo, que además veo que estáis muy bien informados. Desde noviembre, me espero cualquier cosa", comentó. Respecto a su cese tras una posible derrota frente al Rayo, afirmó que nadie le ha dicho "nada", pero "parece que sí" sería así. "Me fío mucho de vosotros porque decís cosas que luego descubro que son ciertas", apuntó.

 

En cuanto al partido en Córdoba, dijo que "se ha montado una catarsis" y no está "de acuerdo""En apenas seis segundos fallamos un penalti y nos quedamos con un jugador menos. Además, después estuvimos con 9 porque Chris se lesionó. Si hubiéramos ganado estaríamos quintos y ahora todo serían besos y abrazos.

 

También dedicó unas palabras a la plantilla, a modo de crítica. "Me gustaría que todos los goles que le marcan a mi equipo dependiesen de mí. No es normal que a los jugadores les pase el balón entre las piernas. A mí me ha pasado en tres de los últimos cuatro goles. ¿Quién está en problemas: ellos o yo?", señaló.  Aunque apuntó que toda esta situación "en absoluto va a afectar a los jugadores, que van a salir a matarse".

 

El entrenador del Pucela dejó otra frase para la reflexión: "Un equipo de fútbol, para tener éxito, debe contar con un buen presupuesto, con buenos jugadores y estabilidad".

Luis César, entrenador del Real Valladolid (Foto: De la Peña)

Noticias relacionadas