Lugares del acuerdo

Qué sensación de curiosidad despierta entrar en la Sala Sinfónica del Centro Cultural Miguel Delibes y sentirse un infiltrado. Un infiltrado sigiloso viendo como aparecen los integrantes de la OSCyL y se empieza a respirar en la Sala un ambiente internacional y sobre todo respeto por escuchar al otro y descubrir la belleza.

 

La belleza es siempre una excepción –escribe John Berger en su imprescindible libro El sentido de la vista- siempre aparece a pesar de. Por eso nos emociona. Nos emociona la soprano Katherine Broderick cuando canta las Cuatro últimas canciones de Strauss. Descubrimos la belleza de su voz súbitamente y el público se emociona. El corazón y la mente se ponen en funcionamiento y una voz susurra al oído que lo que estás escuchando es muy bueno. ¿Cuál es el secreto que esconde su voz?

 

El primer concierto de la temporada en la Sala Sinfónica Jesús López Cobos es una caldera que se va cargando de presión hasta que llega Una vida de héroe de Richard Strauss. Hay que ver la explosión de la OSCyL y como su Director titular Andrew Gourlay va demostrado su talento supremo. Entendiendo su talento por inteligencia y capacidad para asimilar, componer y entender la partitura de Strauss.

 

Como ha dejado escrito William Christie, la dirección musical y la jardinería son actividades esencialmente iguales: se trata de dar a luz algo y hacerlo crecer, con mimo y perseverancia. Andrew Gourlay esta noche nos está ofreciendo un concierto inolvidable. Con la pasión y el idealismo que le caracteriza está colocando a la OSCyL entre las mejores orquestas sinfónicas del país.

 

La forma en que dirige Gourlay contiene una prodigiosa forma de contención. Ha explorado el pentagrama de Strauss y asomado al abismo caminando de puntillas, todo con suma elegancia. Ahora mismo nadie dirige las composiciones de Richard Strauss cómo el. ¿A que esperan los mandamases del Concierto de Año Nuevo para mandarle un telegrama urgente y darle cita?

 

Su habilidad para hacer sentir a los intérpretes y al público la música es palpable. En la vida te lo tienes que creer. Si no crees que eres capaz, no lo vas a ser nunca aunque tengas talento, condiciones y ganas. Si dejas de creer date por muerto.

 

El afán que tiene Andrew Gourlay para que la OSCyL roce la excelencia es digna de encomio. El concierto de esta noche te conecta con la vida y con la belleza sin darte cuenta. La belleza siempre se impone a pesar de todo.

 

CCMD. Sala Sinfónica Jesús López Cobos. Abono temporada 1. OSCyL. Director: Andrew Gourlay. Soprano: Katherine Broderick. Programa: Mozart y Strauss.