Los vecinos de la zona sur de Valladolid piden más seguridad ante actos vandálicos y la recuperación de la ribera del Pisuerga

Los residentes están "hartos" de los continuos detrozos y de la falta de limpieza y plagas que se acumulan en distintas zonas, como en el tramo de la ribera desde la pasarela Pedro Gómez Bosque al puente de la Hispanidad

La Asociación de Vecinos de la Zona Sur Nuestra Señora del Rosario de Valladolid reclaman “con urgencia” que se incrementen las medidas de seguridad en sus calles debido a los actos vandálicos, que se traducen en farolas destrozadas, barandillas arrancadas o pintadas, y que se inicie la recuperación de la ribera del Pisuerga entre la pasarela Pedro Gómez Bosque y el puente de la Hispanidad, una zona copada por plagas, basura y humedades.

 

“Hemos calculado que los gastos de reparación del mobiliario podrían rondar los 30.000 euros”, apunta el presidente de la asociación vecinal, Carlos Gutiérrez, que recuerda que desde el mes de diciembre la pasarela peatonal Pedro Gómez Bosque ya ha sufrido una decena de intervenciones municipales para reparar los destrozos.

 

Y es que los vecinos de la zona están “hartos” de ver cómo en el último trimestre sus espacios son objetivo de distintos actos vandálicos ejecutados por grupos de jóvenes que se reúnen  a “hacer botellón” bajo el puente de la Hispanidad, ya que se trata de una zona apartada.

 

Este destrozo “continuo” se ha traducido en cerca de 20 farolas dañadas,  el robo de su cableado interior, vallas de jardineras destrozadas, papeleras rotas o barandillas arrancadas o grafitis por las calles Clara Campoamor o Margarita Salas, entre otras.

 

A esta situación, se suma la “carencia” de limpieza del entorno del camino Viejo de Simancas, el callejón de la Alcoholera,  la barriada de San Adrián o la calle Villalba de los Alcores, como explica el presidente de la asociación, que subraya el hartazgo de los ciudadanos que residen en estas zonas, la urbanización Valparaíso o las nuevas viviendas de la antigua fábrica de levaduras.

 

“Solicitamos que los barrenderos municipales pasen de vez en cuando, en esta zona también pagamos impuestos”, señala Carlos Gutiérrez, para apuntar también a la necesidad del control de plagas de ratas, cucarachas o conejos en estas zona, donde desde hace “muchos años” se sufren olores y humedades como consecuencia.

 

RECUPERACIÓN DE LA RIBERA

 

A los actos vandálicos y la falta de limpieza, se suma la “necesaria” intervención para recuperar la ribera del Pisuerga desde la pasarela Pedro Gómez Bosque al puente de la Hispanidad.  Según indica el presidente del colectivo, los vecinos de la calle Villalba de los Alcores llevan años solicitando el arreglo del margen izquierdo de la ribera del Pisuerga en este tramo, para dar continuidad al último proyecto de recuperación, que se ejecutó desde el puente de  Arturo Eyries hasta la pasarela de Pedro Gómez.

 

Aquella intervención fue realizada aún bajo la legislatura del Equipo de Gobierno del excalde de Valladolid, Javier León de la Riva, a quien desde la asociación agradecen su “buena disposición” para solucionar este problema. “Conseguimos una gran mejora urbanística y ambiental”, destaca Gutiérrez.

 

De este modo, le piden al actual Equipo de Gobierno, liderado por el alcalde, Óscar Puente, que inicie las negociaciones con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y con el gobierno de España, que "tiene que mojarse", para que se lleve a cabo la recuperación de la ribera del Pisuerga desde Pedro Gómez hasta el puente de la Hispanidad.

 

Y es que seis comunidades de vecinos se ven afectadas por la mala situación de la zona, donde hay plagas, basura, malos olores y humedades, y donde la  planta parasitaria ha “reventado” el resto de la vegetación, debido al “abandono municipal”.

 

Para los vecinos esta son las intervenciones de más urgencia pero exigen que no se olvide que se trata de una zona en expansión a la que están llegando nuevas familias con niños, para los que reclaman un parque infantil. “No hay un triste columpio”, lamentan, para pedir que se adapten espacios abandonados de la calle Atalaya o Clara Campoamor para este fin.

 

Entre sus peticiones al Consistorio, desde la asociación vecinal también han lamentado la paralización de todas las actividades asociativas de la ciudad y han deseado una "pronta recuperación" para todos los vecinos afectados por la crisis del coronavirus.