Los vallisoletanos pueden decidir el nombre del nuevo bosque urbano de la ciudad

El Ayuntamiento, en colaboración con el proyecto Quick Urban Forest,  ha puesto en marcha un concurso dirigido a toda la población de Valladolid para decidir la denominación del bosque urbano de Soto de Medinilla. 


 

La concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, en colaboración con los precursores del proyecto Quick Urban Forest (QUF),  ha anunciado este lunes 30 de enero la realización de “un concurso de ideas dirigido a toda la población para bautizar ese bosque urbano de Soto de Medinilla que tendrá lugar en el futuro”, ha asegurado la concejala.

 

Las ideas se podrán presentar hasta el 6 de febrero, después habrá una selección por parte del jurado, compuesto por el Ayuntamiento y por gente del proyecto Quick Urban Forest. Luego a través del Facebook del Ayuntamiento se podrá votar entre los cinco nombres finalistas que hayan quedado.

 

El premio consistirá en entradas para el LAVA, con esto se pretende “incentivar la cultura de la ciudad”. También hay otro premio de dibujos y redacciones sobre el bosque urbano dirigido a escolares para “cerrar el círculo”, explicó María Sánchez.

 

El concurso de dibujo está destinado a niños y niñas de 6 a 8 años de los colegios de Valladolid, y el de redacción para escolares de 9 a 11 años. Mientras que el concurso sobre el nombre está abierto a toda la ciudadanía vallisoletana. El 21 de marzo, el Día Forestal Mundial, se anunciarán los ganadores.

 

El 31 de marzo finaliza el proyecto y los precursores de QUF entregarán ese bosque urbano al Ayuntamiento con el mantenimiento adecuado, además “la idea es seguir haciendo actividades de educación ambiental en esa zona para que la gente conozca lo importante que es tener un bosque urbano en la ciudad”, declaró la concejala. A la vez que afirmaba que “vamos a firmar un convenio con QUF para seguir colaborando en el futuro”.

 

Por otra parte la participante del proyecto Quick Urban Forest, Susana Domínguez, ha contado que “se han plantado 18.000 ejemplares y se ha conseguido mejorar la supervivencia de las plantas en un 40 por ciento, a las que no se las ha aportado nada de riego”. “El objetivo es que perdure y que quede para todos los vallisoletanos”, aseguró. 

Noticias relacionadas