Los vallisoletanos comerán unos 100.000 roscones artesanales entre la víspera y el día de Reyes

En la Confitería Vitin también se han vendido cientos de roscones estos días. A.MINGUEZA

La Asociación de Confiteros de Valladolid se muestra satisfecha por el número y asegura que hay repunte, aunque también indica que los industriales no se incluyen en esos 100.000.

Navidad y unas fechas tan señaladas en el calendario suponen, guste o no guste, muchas comilonas, dulces y horas sentado delante de una mesa. A estas alturas ya lo que toca, más que turrones y mazapanes, es sin duda el afamado roscón de Reyes que, parece ser, estos días va a triunfar también en Valladolid. ¿No se lo creen? Pues allá va un dato; los vallisoletanos comerán cerca de 100.000 roscones entre este martes, víspera de la jornada de Reyes, y el miércoles, en pleno apogeo infantil de juguetes y diversión.

 

Se trata de buenas noticias para la Asociación Provincial de Confiteros de Valladolid, que valora el dato como bueno tras unos años complicados. “Son productos que no se los puedes quitar al público”, ríe Javier del Caño, presidente del organismo, antes de ponerse serio. “Desde hace un año se ha notado un repunte en la confitería, pero los productos estacionales, como es el roscón, se han mantenido en cuanto a ventas, más o menos”.

 

En todo caso, lo lógico es que los vallisoletanos consuman muchos más, ya que esta cifra de 100.000 se trata solo de los artesanales. “Claro, por otro lado están los que vendan Carrefour y demás centros, que venden industriales”, indica Del Caño. “Cada año nos piden los roscones antes, hay quien en Nochebuena nos pide esto y luego en Reyes, canapés”, vuelve a reír el propietario de la Confitería Chus.

 

LOS DE NATA, AL ALZA

 

Por supuesto, los vallisoletanos tienen sus preferencias, y los confiteros lo tienen claro. “Los rellenos de nata se piden cada vez más”, dice Del Caño, opinión que comparten e incluso amplían desde la Confitería-Panadería Vitin, en el cruce entre el Paseo Zorrilla y la Avenida del Hospital Militar. “Desde luego los de nata se venden más, y de tamaño el mediano”, hace ver Marta Garrido, quien asegura que esta última semana habrá vendido “unos quinientos roscones”.

 

“La nata es más ligera, lleva más año que los de trufa o crema, es menos pesado...”, toma la palabra Del Caño, antes de explicar que cada vez hay más motivos para ser optimistas en cuanto a ventas. “No pedimos más en Navidad que repetir lo de todos los años, y ya con el aumento del consumo el resto del año, ni te digo”.

 

Eso sí, tanto en Vitín como por parte del presidente de los confiteros, el deseo está claro. “Que se acaben ya estas fechas”, vuelve a sonreír. “Llevamos todo un mes entre turrones, polvorones y roscones que esto es ya una locura”. Por lo pronto, las ventas se prolongarán hasta este miércoles, durante toda la jornada de Reyes.