Los tribunales paralizan la caza de lobo al Norte del Duero donde es especie protegida

El TSJCyL paraliza el plan de la Junta que incluye su caza por cupos en el territorio al Norte del río Duero. Se suma a la anulación del plan el pasado febrero.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha resuelto paralizar el plan de Caza del Lobo al Norte del Duero de 2016 a 2019 implantado por la Junta de Castilla y León. Esta decisión de paralizar este programa se toma a la espera de que haya una resolución judicial definitiva sobre el plan, recurrido por el colectivo ASCEL, de conservación y estudio del lobo.

 

Esta resolución se suma a la anulación íntegra del plan anunciada por el TSJCyL el pasado mes de febrero, que deja sin efecto el principal instrumento de gestión de la especie, que incluye su caza como especie cinegética el Sur del río Duero y su caza por cupos al Norte de la frontera natural del río.

 

Esta resolución ha dado la razón al colectivo denunciante antes incluso de que se proceda a la caza del lobo, cuando antes ya había conseguido sentencias a favor, pero después de que ya se hubieran abatido ejemplares en el desarrollo del plan de cada año. Ahora se paraliza el poder cazar los lobos a la espera de una resolución definitiva. No es la única acción social contra este plan: una acción en la plataforma change.org ha superado las 100.000 firmas pidiendo que no se permita cazar el lobo.

 

Mientras la justicia cuestiona el plan del lobo de la Junta de Castilla y León, que incluye abatir ejemplares donde ataque al ganado, los datos de ataques muestran una estabilización de la acción del depredadorSegún los datos de la administración regional, durante 2017 el número de ataques registrados fue similar al de 2016, con 1.563 por los 1.554 de un año antes. Pero lo más importante es que baja notablemente el número de cabezas de ganado que han sucumbido al lobo, que pasan de 2.900 a 2.384.