Los tres vallisoletanos atrapados en Perú vuelven este miércoles a España

Rubén, Marco y Raúl, que suman tres semanas de encierro en el país sudamericano por el cierre de fronteras por el coronavirus, por fin han conseguido billetes para su regreso

“Familia, amigos, medios de comunicación. Nos complace anunciar que este es el último vídeo que vamos a grabar, porque ya tenemos los billetes de avión para volver a España”. Así comienza el principio del fin, un final feliz y entusiasta para Raúl, Marco y Rubén, tres vallisoletanos que acumulaban la friolera de tres semanas encerrados en Perú desde el pasado 8 de marzo debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

 

Su historia es la de muchos españoles atrapados en diferentes países del mundo, un auténtico calvario para regresar con prácticamente todo el planeta paralizado por tierra, mar y aire. Su viaje, vacacional y que no cancelaron por aquel entonces al no intuir la que se les veía encima, parece que por fin tendrá cierre este miércoles, momento en el que supuestamente su vuelo aterrizará en Madrid.

 

“Ya estamos en Lima y hemos recibido la noticia de que tenemos tres billetes para viajar en un vuelo comercial de Iberia, a pesar de que saldrá de una base aérea militar porque el aeropuerto normal no se puede utilizar”, explica Marco Negroni, como le conoce su círculo cercano, como portavoz del pequeño grupo. “Salimos este martes a las 5 de la mañana hora peruana, y llegamos a Madrid el miércoles a las 4 de la mañana hora española. Así que el miércoles probablemente cenemos con nuestras familias”, sigue Marco con una sonrisa.

 

Y es que la historia de estos tres amigos ha pasado por todas las fases posibles, si bien muchas de ellas han sido de desesperanza y desasosiego al no saber con certeza cuándo podrían regresar a España. La estancia en Cuzco, donde han permanecido casi todo el tiempo, no era lo más cómoda y si bien no tenían problemas de suministros, sí notaban cierta reticencia de los residentes hacia ellos por toda la situación creada en España por el coronavirus.

 

“Queremos agradecer de todo corazón vuestro apoyo”, sigue Marco en el vídeo grabado para dar la noticia a las personas que han seguido de cerca sus aventuras. “Pero hay una cosa muy importante que queremos decir. El Ministerio de Interior, el Gobierno, que por favor se preocupe de la gente que todavía queda desperdigada. Aquí en Perú, en poblaciones muy pequeñas, queda gente y todavía hay muchos por el mundo entero. Somos conscientes de que estáis haciendo todo lo posible, pero apretar un poquito más”.

 

Y el broche final a modo de despedida. “Muchísimas gracias de todo corazón. Esto ha sido muy largo, pero ya estamos sanos y salvos”. Y mientras, el resto de españoles de los que el dueño del bar La Passión habla, repartidos por mil y un países del mundo, esperando los vuelos de rescate que el Gobierno anunció hace ya casi dos semanas.

Marcos, Rubén y Raúl, en su habitación de Cuzco. TRIBUNA

Noticias relacionadas