Los trabajadores de Made aceptan renunciar a sus salarios pendientes y esperan la indemnización del Fogasa

Imagen de una reunión anterior de la ministra con los trabajadores de Made.

Se espera que la compañía realice la oferta por la planta de Medina este viernes y contrataría a 74 de los 95 trabajadores.

Los trabajadores de la factoría de Made en Medina del Campo han aceptado este jueves en Asamblea las condiciones de la operación de venta de la planta a la empresa extremeña Imedexsa, para lo que han tenido que renunciar a los salarios pendientes aunque han advertido de que si no reciben indemnización por parte del Fogasa se romperá el acuerdo.

 

En todo caso, según ha matizado el secretario de UGT en el Comité de Empresa, Helder Ferrinho, todavía queda pendiente que la compañía extremeña presente una oferta previsiblemente este viernes y que Abanca, principal acreedor de la antigua propietaria de Made, y el administrador concursal acepten el acuerdo.

 

La Asamblea ha aceptado las condiciones que plantea el propietario de Imedexsa y ya se han salvado las "contingencias sociales" ya que han renunciado a los salarios pendientes. Ahora, ha detallado el representante sindical, la empresa extremeña presentará una oferta este viernes, que deberá ser aceptada por Abanca, principal acreedor, y el administrador concursal y, si el acuerdo económico sale adelante, los contratos de todos los trabajadores quedarán "suspendidos" mediante un Expediente de Regulación de Empleo extintivo.

 

La nueva empresa se ha comprometido a que en un plazo de aproximadamente diez meses, que es lo que estima que tardará en remodelar la factoría, adquirir maquinaria y remodelar la cubierta, contrataría a 74 trabajadores de los 95 que formaban la plantilla de la fábrica de herrajes y torretas metálicas situada en Medina del Campo.

 

Además, se espera que 15 trabajadores, que tienen edades de en torno a 62 y 63 años, se jubilarán, mientras que el inversor "no garantiza" el puesto a los seis empleados que tenían su puesto en la oficina técnica. Según el representante sindical, su situación se debe estudiar, aunque ha apuntado que en las instalaciones de Imedexsa en Cáceres sí que tienen una oficina técnica.

Los trabajadores de Made tendrán que adaptarse a las condiciones que tienen los empleados de Imedexsa en Cáceres y ya está claro que los encargados y mandos de la factoría medinense verán reducidas sus retribuciones ya que la empresa extremeña tiene "una estructura empresarial distinta". El resto de los trabajadores tendrán un reajuste de salarios y el inversor ha explicado que a algunos de los trabajadores de Medina podrían incluso tener un sueldo ligeramente superior, pero otros verán reducidas sus condiciones de trabajo, de modo que cada empleado deberá decidir si le interesa continuar.

 

Otro aspecto que queda por cerrar es la indemnización a los trabajadores de Made por la suspensión de sus contratos, algo que el inversor no está dispuesto a asumir y que tendría que llegar del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa). Pero Ferrinho ha aseverado que si no reciben la indemnización no habrá acuerdo. Ferrinho ha subrayado que los trabajadores han "renunciado a muchas cosas" para aceptar este acuerdo, al que no considera la "salvación" que se esperaba hace unos meses, pero ha recalcado que "al menos se van a salvar un montón de puestos de trabajo", algo que ha recordado que "falta le hace" a Medina del Campo y la Comarca.

Noticias relacionadas