Los trabajadores de Made aceptan por unanimidad las condiciones del inversor, con 23 despidos y 72 trabajadores subrrogados

Made

"Era eso o el despido", ha comentado el portavoz Ferrinho que confía en que Abanca, acreedor principal, acepta ahora la oferta y el administrador concursal de su visto bueno.

El Comité de Empresa de Made ha aceptado "por unanimidad" las condiciones impuestas por el inversor extremeño Industrias Metálicas Extremadura, S.A. (Imedexsa) para hacerse con la planta de Medina del Campo.

 

Unas condiciones que pasaban por la liquidación de 23 trabajadores entre jubilados (15), empleados de oficina técnica (6), compras (1) e informática (1) y la subrrogación de los 72 restantes a la nueva empresa cuando comience a operar, según ha informado a Europa Press el portavoz de los trabajadores Helder Ferrinho.

 

"Era eso o el despido", ha comentado Ferrinho que confía en que Abanca, acreedor principal, acepta ahora la oferta y el administrador concursal de su visto bueno, plazo que se acaba este mismo viernes, después de que este último negara la prórroga solicitada por la entidad bancaria.

 

Así, según Ferrinho, el inversor se ha comprometido a retener dinero para pagar parte de las indemnizaciones a los trabajadores despedidos si el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) "no lo hace".

 

El resto de los empleados, continúa, se subrroga a la "nueva empresa" que respeta la antigüedad si bien, hasta que eche a rodar y se organice, todos cobrarán el "mismo sueldo".

 

Ferrinho se dirigía a Arroyo de la Encomienda (Valladolid), al Centro de Soluciones Empresariales para presentar por escrito el acuerdo de la asamblea al empresario y que éste pueda presentar la oferta.