Los sindicatos llevan a Lactalis a los tribunales tras el acto de conciliación por Lauki

Los sindicatos UGT y CCOO han decidido, definitivamente, llevar a la multinacional Lactalis ante los tribunales, en concreto al Juzgado de lo Social, por el incumplimiento del acuerdo suscrito el pasado 27 de mayo con la empresa para la tramitación del ERE extintivo para los trabajadores de Lauki en Valladolid y que contemplaba abrir un periodo para la venta de las instalaciones, una posibilidad que, según ha asegurado, ha bloqueado la firma gala desde el primer momento.

 

Así lo han anunciado hoy los secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO, Raúl Santa Eufemia y Vicente Andrés, respectivamente, tras el acto de conciliación, sin avenencia, celebrado en la sede del Servicio de Regional de Relaciones Laborales (Serla) y al que, a diferencia de lo ocurrido en la última reunión mantenida en el seno de la Fundación Anclaje, sí han acudido negociadores de la multinacional francesa.

 

El encuentro se ha desarrollado sin "sorpresas", tal y como ha explicado Santa Eufemia, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha resumido la ruptura de cualquier acuerdo en la negativa de Lactalis a propiciar la venta de las instalaciones de Lauki en Valladolid que permita el mantenimiento de la actividad fabril en la ciudad y facilitar la contratación, por parte de la compradora, de la antigua plantilla afectada por el ERE extintivo y que estaba compuesta por 85 operarios.

 

Ante ello, la parte sindical presentará una demanda contra la multinacional en el Juzgado de lo Social basada, fundamentalmente, en el incumplimiento del compromiso de buscar la venta de la factoría, medida que se verá acompañada con otro tipo de acciones en Bruselas--en los próximos días se fijará una fecha para el mes de febrero--y ante la Embajada de Francia en España y otras instituciones europeas para denunciar el "comportamiento poco ético" de la empresa, como así ha incidido Vicente Andrés, para quien el acto sin avenencia en el Serla certifica el "socavón" entre Lactalis y la sociedad de Castilla y León.

 

"DESLEALTAD"

 

Ambos sindicalistas, en su comparecencia ante los medios, han reiterado calificativos de "deslealtad" de Lactalis a la sociedad castellanoleonesa y al Gobierno regional y la han acusado de "reírse" de todos, fundamentalmente los trabajadores, así como de haber acudido al Serla, en palabras de Andrés, con la única intención de "salvar su imagen y guardar las apariencias".

 

Los sindicatos habían realizado incluso una nueva propuesta, también rechazada, para allanar el camino a una posible venta de la factoría, como que la nueva compradora mantuviera la actividad láctea pero restringiendo tan sólo la operación a empresas con no más de sesenta o setenta trabajadores, evitando así la entrada de grandes multinacionales que pudieran hacer competencia a la francesa.

 

"Si tenemos que estar como unos locos en Europa haciendo ruido, lo haremos", ha advertido Andrés, quien, al igual que su homólogo en CCOO, asegura que seguirán en la pelea convencidos de que el conflicto cuenta aún con "recorrido".