Los sindicatos denuncian la masificación que sufre la prisión de Valladolid

Miembros de ACAIP, antes de su donación de sangre en Valladolid.

El presidente nacional de ACAIP inicia en Valladolid la campaña 'Cada agresión una donación' y arremete contra el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste. 

Con la campaña 'Cada agresión una donación', el sindicato ACAIP prevé realizar hasta el próximo viernes un total de 400 donaciones de sangre en toda España en protesta por la conflictividad existente en los centros penitenciarios, resultante de las 360 agresiones sufridas en 2016 por los trabajadores, de ellas 30 en Castilla y León -entre 2011 y 2015 se contabilizaron en la región 172- y dos en el penal vallisoletano.

 

"Mientras estamos hablando aquí se está produciendo una agresión en un centro penitenciario de España, una cada día. A pesar de que la población reclusa se ha reducido en un 11 por ciento en los últimos cuatro años, en cambio se ha producido un aumento del 15 por ciento en el número de agresiones", ha lamentado Pascual minutos antes de que, junto con otros miembros del sindicato, entrara en el Centro de Hemoterapia y Hemodonación para devolver con su sangre "el apoyo y la solidaridad recibidos de la sociedad española".

 

EL CASO DE VALLADOLID 

 

En el caso del Centro Penitenciario de Valladolid, el líder nacional de ACAIP, en declaraciones recogidas por Europa Press, sostiene que es un caso singular ya que, a diferencia del descenso generalizado de la población reclusa en el resto de centros, la masificación en él está llegando al 40 por ciento, con cerca de 200 presos más de los previstos, y, por contra, acumula un déficit de 40 plazas de funcionarios.

 

La situación, como así reitera, es "ejemplo de la incompetencia del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, con el beneplácito del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, que mantienen 50 departamentos cerrados en a lo largo y ancho del país. Si esos departamentos estuvieran abiertos, Villanubla no tendría por qué soportar esa masificación", a lo que Pascual suma el hecho de que en la actualidad se mantienen "sin abrir" tres cárceles de nueva construcción.

 

Plantillas de funcionarios envejecidas, con una media de 54 años; el paso a tareas administrativas de aquellos que llegan a los 57 años con 25 de servicio en el interior de las prisiones, un déficit de casi 3.500 plazas en toda España y centros masificados componen la radiografía "explosiva" que ACAIP realiza para justificar sus denuncias respecto de la "caótica" situación de un sistema penitenciario que, según apuntan sus responsables, está al borde del "colapso".

 

"No vamos a consentir que una de las patas fundamentales del Estado de Derecho, como es el sistema penitenciario, quiebre por culpa de la dejadez, incompetencia e indecencia de Yuste y del ministro del Interior", apunta desafiante el líder de ACAIP, quien recuerda que el conflicto colectivo planteado en el sector llevará a este sindicato a continuar con el calendario de movilizaciones previsto hasta el próximo mes de diciembre, como el reparto de chorizos ante las subdelegaciones del Gobierno realizado semanas atrás-

Noticias relacionadas