Los Reyes Magos pasan por Valladolid para regalar sonrisas y caramelos

Los niños, felices con Baltasar. SERGIO SANZ
Ver album

Sus Majestades de Oriente desfilaron por el centro de Valladolid ante la expectación de miles de vallisoletanos, en una cabalgata de poco más de una hora de duración.

Miles de niños -y no tan niños- disfrutaron de una Cabalgata llena de sonrisas. Valladolid se vistió por última vez de Navidad para recibir a los Reyes Magos, que recorrieron el centro de la ciudad repartiendo ilusión... Y caramelos. Sin duda, un año más, estos fueron el principal atractivo de un evento que hizo pasar un buen rato a todos los presentes.

 

Porque el 5 de enero siempre es un día especial. Desde primera hora de la tarde ya se palpaba un ambiente diferente en el recorrido. El centro quedó cortado al tráfico y comenzó el vallado para que todo saliera a la perfección. Poco a poco, la gente fue colocándose a ambos lados hasta formar varias filas y esperar a que comenzara, pasadas las 18:30 horas.

 

"¡Mira, Melchor!". "¡Ahí está Gaspar!". "¡Ese es Baltasar!". Los niños enloquecieron cuando pasaron por delante de ellos, a la vez que levantaron los brazos para pedir caramelos. Algunos tuvieron que buscar bolsillos extra u otros lugares donde guardarlos. Con el botín, la felicidad de haber visto a sus majestades y la ilusión de que esta noche será todavía más especial, todos se marcharon a sus casas con una sonrisa. Porque nada es más bonito que ver disfrutar así a los más pequeños.

 

Las ganas de los más pequeños por ver de cerca a unos Reyes Magos especiales se mantuvieron durante todo el recorrido. El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería, Jaime Fernández; el jugador del CBC Valladolid, Sergio de la Fuente; y Mamadou Kandji, un ciudadano de Senegal residente en la ciudad desde hace siete años, se vistieron de gala para hacer felices a miles de vallisoletanos. Estos hicieron su aparición en la Plaza Mayor minutos antes de las 20:00 horas. Allí saludaron a los niños de la zona, dejaron los regalos en el Belén y subieron al balcón del Ayuntamiento para despedirse.

Noticias relacionadas