Los recortes también llegan al Carnaval