Los propósitos de año nuevo de Sí se Puede Valladolid

Remunicipalizaciones, intervención social, empleo y combatir el cambio climático son algunas de las metas que se plantea el grupo municipal.

El grupo municipal Sí se Puede Valladolid ha marcado sus ejes de acción para 2017: La recuperación y la mejora de los servicios públicos mediante el estudio de viabilidad de la remunicipalización de algunos de ellos, la garantía de derechos y el avance en intervención social, el empleo y la lucha contra el cambio climático.

 

"El año 2017 se presenta también intenso para el Grupo Municipal Sí se Puede Valladolid porque no están resueltos todos los problemas acuciantes para la ciudadanía", ha explicado la portavoz del Grupo, Charo Chávez, quien ha advertido en declaraciones recogidas por Europa Press de que su formación se mantendrá "aún más vigilante" para que tanto los proyectos ya anunciados por el equipo de Gobierno como los recientemente incorporados al Presupuesto municipal para 2017 se diseñen y avancen "al ritmo necesario".

 

Así, a la consolidación del modelo de ciudad mediante la concreción de acciones urbanísticas suma la portavoz de SíVA el avance en la recuperación y mejora de los servicios públicos, que será una de las prioridades del Grupo para 2017.

 

En este sentido, planteará la posibilidad de elaborar estudios sobre la remunicipalización de los servicios de Limpieza y de Parques y Jardines, al igual que se ha emprendido ya con el Agua a lo largo de este año 2016, y también según criterios de eficiencia y viabilidad.

 

"Hay que recuperar y mejorar servicios públicos, sobre todo aquellos que se ocupan de colectivos de mayor vulnerabilidad", asegura la portavoz de Sí se Puede, grupo para el que 2017 tiene que ser también el año de la recuperación del nivel de recursos e inversión social previo a la crisis económica, cuyo abordaje ha tenido efectos especialmente perniciosos para los servicios sociales, con las graves consecuencias que eso ha conllevado a familias y vecinos de la ciudad.

 

En este sentido, 2017 "tendrá que ser el año de la apuesta definitiva por la intervención social", es decir, por la planificación de la atención a las necesidades actuales y futuras tanto de los colectivos más vulnerables como de toda la ciudadanía, tarea a abordar de manera transversal.