Los propietarios de bares nocturnos de Valladolid plantean movilizaciones pidiendo su reapertura

Un bar nocturno de Valladolid. VADEOCIO

Critican que la Junta anunciara “de la noche a la mañana” del cambio de criterio con su publicación en el Bocyl, cuando se les había comunicado que podrían abrir desde este lunes

“Somos uno de los primeros sectores que priorizamos la salud de la gente y cerramos, y a día de hoy lo seguimos haciendo, pero esto no puede ser. No cuestionamos las medidas, sino la manera en la que se han gestionado”. Las palabras de María José Hernández, presidenta de la Asociación Provincial de Hostelería de Valladolid, se definen solas. Y es que estaba en manos de la Junta la apertura de bares nocturnos en esta nueva fase 3, pero este domingo el BOCYL publicó que permanecerían cerrados.

 

“Han cambiado de criterio en 24 horas, de un día para otro, y no nos han dicho nada. Nos hemos enterado a través del propio BOCYL. Y que quede claro que cuestionamos las formas, no las medidas. Nos llaman y nos dicen que ha habido un cambio de criterio con tiempo y nos adaptamos, pero no ha sido así”, insiste.

 

A estas alturas, y contando con poder abrir, muchos propietarios habían deshecho ya los pertinentes ERTEs y habían comprado material y recursos para poder volver a la normalidad para poder abrir de nuevo. “Ahora tienen que dar marcha atrás e incluir en el ERTE a las personas que han sacado, con el coste de tiempo y dinero que supone. Y esto sin poder abrir. En las barras lo mismo, la cantidad de bares de Valladolid que no han podido poner terraza y ahora tampoco pueden abrir”.

 

Ante semejante perspectiva ya hay propietarios que están planteando echarse a la calle para pedir a la Junta que rectifique en sus medidas, aunque a Hernández todavía no le consta nada a través de la Asociación de Hostelería. “Por ahora no. Lo que queremos es diálogo, hablar con la Junta y hacerles razonar. Hemos estado en contacto constante con ellos durante la pandemia, y creemos que la lucha puede ser hablando y negociando. Si no lo logramos, no lo descartamos, desde luego”, apunta. Pese al desconocimiento de la presidenta, varios propietarios ya están planteando seriamente esta posibilidad.

 

“Vamos a llegar al 21 de junio y la incertidumbre es tremenda, no queremos dejar a nadie atrás porque quizá suponga que no vuelvan a abrir. La hostelería está dañada, pero el ocio nocturno todavía más. Y todo esto sin ninguna ayuda”, cierra Hernández.

Noticias relacionadas