Los políticos no se mojan ni en verano