Los perros jubilados

Tras una ardua vida de trabajos y servicios, lo que busca normalmente una persona es un retiro pacífico y cómodo.

Los hay quienes prefieren seguir dedicándose a lo que más le gusta y no hallan paz y seguridad en otro sitio que no sea su puesto de trabajo en el que se sienten útiles. Estas son las reacciones psicológicas a menudo esperadas de alguien que se ha jubilado. Cualquiera de ellas es saludable y adecuada.


El mejor amigo del hombre ha adoptado muchas de las costumbres de sus domesticadores, entre ellas estas. Los perros suelen sentirse cómodos brindando servicios de protección a sus dueños, a quienes toman cariño y amor con rapidez. Yuna de las curiosidades menos conocidas por muchos es que existen perros jubilados. Perros que han trabajado de diversas maneras con personas y se hallan en su etapa de vejez, especialmente aquellos pertenecientes a razas de perros pastores.

 

Los perros y sus servicios

 

Los perros son conocidos a nivel histórico por sus servicios de vigilancia. Pero redundar en ello es una forma de marginar sus otras muchas maneras de servir al ser humano, que le han hecho merecedor de la expresión "el mejor amigo del hombre." El perro trabaja codo con codo con los seres humanos y ejemplo de ello son los perros lazarillo, los perros de compañía o los perros que hacen labores de búsqueda con bomberos y policías. Los canes están presentes desde la compañía del día a día en casa hasta en el más duro trabajo.

 

Las razas de perros

 

Gracias a su fidelidad, protección y utilidad, los perros han ido moldeándose según diversas necesidades humanas. Hay perros que son usados para el pastoreo de rebaños o la caza, y gracias a su incorporación a estas complejas actividades han desarrollado fuertemente su inteligencia. Perros como los pastores alemanes, los mastines, los belgas o los perros labrador son conocidos gracias a su fina inteligencia y buen juicio. Todo ello los ha ubicado como los más adecuados para actividades prácticas, y por tanto suelen ser los principales perros jubilados.

 

Perros jubilados

 

Son perros que ya han entrado en años y que han prestado diversos servicios. Se encuentran entrenados para muchas actividades vinculadas con la interacción humana. Son perros que han salvado vidas humanas, que han ayudado ancianos a ponerse en pie o perros de guía que apoyan y mejoran la calidad de vida de muchas personas. No son en absoluto agresivos gracias precisamente a este historial. Por el contrario, están muy bien adiestrados y son perfectos en lo que a la interacción con los humanos respecta.

 

Organizaciones para perros

 

Gracias a su labor humanitaria, son muchas las organizaciones que se encargan de darles hogar y de reubicarlos cuando los años ya han caído sobre ellos. ONCE es una de estas organizaciones y su labor no sólo incluye acogerlos, darles todo el afecto, alimentación y cuidados que requieren, sino también darles una nueva familia con todo lo que ello implica. Curiosear entre las distintas organizaciones de este tipo es una buena manera de dar con este tipo de compañeros peludos.

 

Adoptar un perro jubilado

 

Las organizaciones que se ocupan de la atención de este tipo de perros no buscan cualquier familia. El perro jubilado suele precisar de atenciones especiales. Aunque dé mucho a su dueño, también tiene ciertos requerimientos que deben ser atendidos y necesitan de un trato muy singular. Pese a que se recomienda totalmente la adopción de un perro jubilado, no se aconseja intentarlo si no se está dispuesto a darle afecto y cariño al animal, que no está solamente para atender las necesidades de vigilancia de un dueño frívolo.

 

Beneficios de un perro jubilado en el hogar

 

Los perros jubilados están habituados a lidiar con niños y con ancianos, que son principalmente el tipo de personas a las cuales les han entrenado durante toda su vida para servir. Es por ello que suelen ser ideales para establecer nexos afectivos con estas personas. El amor del can a su nuevo dueño se desarrollará con rapidez y además de ofrecerle vigilancia, protección y afecto, también puede apoyar en otros aspectos, como es el caso de la movilidad. Un can de este tipo es ideal para personas mayores.

 

Adoptar una mascota mayor que ya se ha jubilado es una de las mejores opciones para generarle bienestar y sentirse también a gusto, dándole un hogar al que antaño fue también un servidor público.