Los penaltis dejan al Pucela sin el Trofeo Ciudad de Valladolid

A. MINGUEZA
Ver album

Superior durante el tiempo reglamentario (0-0), el conjunto blanquivioleta no estuvo acertado de cara a portería y cayó en la tanda por el fallo de Iban Salvador.

REAL VALLADOLID: Becerra; Moyano, Kiko Olivas, Sulayman, Ángel; Anuar, Sergio Marcos; Toni, Míchel, Óscar Plano; Villalibre. También jugaron: Mayoral, Antoñito, Guitián, Deivid, Nacho, Luismi, Borja, Cotán, Iban Salvador, Mata y Hervías.

 

PAÇOS DE FERREIRA: Rafael Defendi; Afonso, McGowan, Miguel Viera, Bruno Santos; Xavier, André Leão, Gian, André Leal; Welthon y Luiz Phellype. También jugaron: Madeiros, Mateus, Pedrinho, Raúl, Roger y Marques.

 

PENALTIS: Pedrinho: gol; Hervías: gol; Luis Phellype: gol; Mata: gol; Gian, gol; Luismi: gol; Madeiros: gol; Nacho: gol; Mateus: gol; Iban Salvado: falla.

 

ÁRBITRO: De la Fuente Ramos, asistido en las bandas por Pescador Hernández y Villabeirán Souto. Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Pedrinho y McGowan,

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente al XLIV Trofeo Ciudad de Valladolid. Unos 3.000 espectadores presenciaron el encuentro en Zorrilla

Se le resistió al Pucela su 24º Ciudad de Valladolid. Los de Luis César dominaron al Paços de Ferreira y tuvieron bastantes ocasiones para deshacer el 0-0 con el que se llegó a la tanda de penaltis. En ella, los lusos marcaron los cinco lanzamientos e Iban Salvador envió al larguero el décimo que proclamó campeón al equipo de André Leão.

 

No fue un partido típico amistoso. Sí por las pruebas, pero no por lo visto desde el inicio. Los teóricos suplentes tenían ganas de demostrar que pueden tener un puesto en el once, y algunos lo hicieron con creces. El primero, Becerra, quien tuvo que actuar nada más comenzar el encuentro para despejar a córner un peligroso disparo.

 

Toni despertó muchos aplausos en la grada de un Zorrilla que solo abrió la preferencia de los banquillos y la tribuna del palco. El murciano fue un puñal por la banda derecha y se mostró atrevido y activo. De hecho, él se encargó de pelear un balón para cederlo a Moyano de tacón, que puso un centro pasado para Míchel y este se lo devolvió a Óscar Plano, quien obligó a Defendi a desviar a córner.

 

El propio Plano ganó protagonismo y gozó de otras dos buenas oportunidades. La primera, en una falta que atrapó sin mayores complicaciones el guardameta rival; y la otra en un remate al palo, tras asistencia de Toni.

 

En medio de la lluvia de ocasiones y de agua, Villalibre también se apuntó a la fiesta. El delantero se estrenó en Zorrilla y estuvo a punto de hacerlo a lo grande. Se marchó del central en carrero, esquivó la salida de Defendi y, cuando tenía todo a su favor, mandó el esférico al lateral de la red.

 

También, a la media hora, se produjo la sustitución del exblanquivioleta André Leão. El luso regresó a la que fue su casa durante los últimos años y de la que tuvo que salir este verano por una enfermedad de su hijo.

 

El 0-0 siguió antes y después del descanso. Luis César dio entrada a Mayoral y dejó en el vestuario a Míchel. El abulense dispuso de unos 25 minutos para recuperar el tiempo que no tuvo en pretemporada por culpa de una lesión. Pero no destacó mucho, yendo de más a menos.

 

El partido se adormeció mientras continuó diluviando. El Pucela dominó, pero no encontró la manera de meter mano a un Paços bien colocado. El carrusel de cambios locales animó un poco la noche y los blanquivioletas pronto tuvieron la 'primera'. Finalmente, la contra fue abortada cuando el balón le iba a llegar a Iban Salvador en posición de remate.

 

Hervías, que entró por Mayoral, lo intentó por la banda izquierda. Un derechazo suyo salió cerca del larguero. Pero seguía sin ser suficiente. Mientras, Pedrinho probó a Becerra con una falta lejana, y es que los lusos fueron ganando metros en el tramo final del encuentro.

 

Aunque la última clara la tuvo el Real Valladolid; también a la contra. Un balón de Salvador desde la derecha llegó a un Cotán que disparó alto con la izquierda. Sin un segundo de añadido, el trofeo se marchó a la tanda de penaltis.

 

En la lotería total no se impuso la lógica de quien mereció el título. El Paços marcó sus cinco lanzamientos e Iban Salvador mandó al larguero el décimo. Así las cosas, el conjunto luso se llevó el XLIV Trofeo Ciudad de Valladolid.

 

Ya pensando en la competición oficial, este domingo, desde las 20:30 horas, el Pucela repite en Zorrilla. Lo hará en la Jornada 3 de LaLiga 1|2|3 frente a un Tenerife que es líder en solitario, tras ser el único equipo que ha ganado sus dos primeros partidos.