Los ‘payasos asesinos’ llegan al Halloween vallisoletano

A. MINGUEZA

El disfraz de ‘creepy clown’ es, junto con el de Harley Quinn de la película ‘Escuadrón Suicida’, el más vendido en los comercios de la ciudad pucelana estos días.  

Si tienes coulrofobia, que se define como el miedo irracional a los payasos, deberías plantearte no salir de casa este Halloween. Como ya hizo esta fiesta en su momento, la moda de los ‘creepy clowns’ cruza el charco recién llegada de Estados Unidos para aterrizar también en Valladolid. Y es que “este año sobre todo el tema de los payasos diabólicos” se ha vendido “muchísimo”, asegura Charo, encargada de la ‘Casa del Disfraz’.

 

La viralización de esta moda ya ha desatado el pánico en ciudades como Valencia o Gijón, en cuentas de Instagram como valenciaclown o gijonclown se han ido colgando fotos de estos personajes en distintos lugares de estos municipios, asustando a más de uno.

 

Este fenómeno no es nuevo, ya en 2014 en Francia aparecieron varias personas que utilizaban disfraces de payaso para causar terror entre los viandantes. En ese momento se apuntó a los videos del humorista DM Pranks.  Sin embargo, y sin saber exactamente por qué, este año ha reaparecido en Estados Unidos y se ha trasladado posteriormente a Europa. Muchos de ellos basados en un subgénero de películas que nació con Pennywise, el famoso payaso asesino de la novela de Stephen King, ‘It’.

 

Por otro lado, entre los típicos vampiros y esqueletos se levanta la figura de Harley Quinn, “el disfraz de chica más vendido, sobre todo entre jovencitas de 12 y 13 años”, asegura una encargada del comercio ‘Disfraces Carnaval’. El traje de la villana de DC Comics de la película ‘Escuadrón Suicida’ es uno de los más populares estos días.

 

Cada vez se animan a disfrazarse más los adultos, con el buen tiempo se hacen fiestas privadas de Halloween”, además “últimamente la gente también se  anima a decorar los jardines”, afirma la trabajadora de ‘Disfraces Carnaval’.

 

Los bares y discotecas también se suman a las celebraciones de Halloween. Lugares como Coocon Club, por ejemplo, ofrece la típica decoración especial, maquilladoras y lo más llamativo, sus propios ‘payasos asesinos’. Dispuestos a aterrar a más de uno, la policía advierte sobre la popularidad de este tipo de disfraz y minimiza la situación. 

Noticias relacionadas