Los no 'recomentables' de la Navidad: estos son los temas que no deberías sacar en las comilonas familiares
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Los no 'recomentables' de la Navidad: estos son los temas que no deberías sacar en las comilonas familiares

Tribuna de Valladolid, en su incansable servicio a la ciudadanía, te trae una lista de los flamantes temas que no deberías ni mencionar en tu cena o comida de Navidad

Vayamos al grano y no estamos hablando de paella. La cena de Navidad con tu familia puede transcurrir de dos formas: pacíficamente y sin lamentar ningún herido o como una batalla campal de improperios, altas dosis de tensión y, en definitiva, atragantándonos un año más con las malditas fiestas. Para que no vuelen cuchillos, la abuela no se ponga a llorar y el cuñado no se pase de listo, tenemos una lista de temas a evitar para que la Nochebuena con Raphael de fondo sea un momento agradable  y no se monte la marimorena.

 

Si hace tiempo tuvimos que lamentar (o agradecer) que se hiciera viral una boda en San Sebastián que acabó en batalla campal entre invitados de Valladolid y de Hernani por diversos temas que es complicado sacar sin crisparse (Vaya Semanita dedicó extensos y memorables programas a ellos), lo que no queremos es que los langostinos salten de la mesa atemorizados por un conflicto diplomático entre comunidades autónomas.

 

La maldita política

 

A no ser que todos tengan la misma opinión con el tema y la cena sea un banquete de risas muy fuertes, la política no es momento de torearla en Nochebuena. Porque, al fin y al cabo, queremos que la cena sea una noche buena. Y como de temas políticos en este país vamos sobrados, aquí van unas palabras a evitar mencionar en la conversación: Cataluña, VOX, Ciudadanos, Podemos, PSOE, PP, números al azar como el 155 por ejemplo, Óscar Puente, León de la Riva, Pedro Sánchez y así hasta un número ilimitado de no recomendables.

 

Sabemos que las relaciones entre el primer ministro de la República Checa con su pasado de colaborador con la policía secreta del régimen checoslovaco han impactado a la sociedad española, pero tampoco es buena idea que saques el tema delante de toda tu familia. El ambiente ya está suficientemente caldeado.

 

Del Valle de los Caídos, Franco y no sé qué de una exhumación tampoco saquemos nada. Y no va con segundas. O sí.

 

Las malditas relaciones

 

Las relaciones amorosas siempre son tema candente en las cenas y comidas navideñas. Puede que tengamos mucha curiosidad por saber qué pasó en aquella boda entre los primos de Tudela, pero tal vez es el momento de no mencionar los entresijos del amor. La cena también puede acabar como el Rosario de la Aurora si preguntamos por aquel novio de la más pequeña que tras un giro de acontecimientos resulta que ya no es, o a esa pareja que atraviesa una crisis y de la que tampoco queremos que aceleren el proceso de separarse.

 

Las malditas bromas

 

Los chistes, para El Mundo Today. Hay que tener presente que muchos chistes solo tienen gracia en nuestra cabeza y que la abuela no está de acuerdo con la política de lanzar algunas bromas de tipo picante, o al borde de los límites del humor, del racismo o que atente con alguna de las trescientas religiones existentes. Tampoco hay que pasarnos con lo políticamente correcto, pero a tu abuela ya sabes que estas cosas no le hacen gracia y que estás muy guapo pero eres muy mal hablado.

 

Los malditos toros

 

Un clásico de la Navidad es hablar de toros. Hay pocos temas más polémicos que la tauromaquia. Que si es un arte, que si habría que dejarles en paz, que si es maltrato animal, que si es del medievo y que si las subvenciones por aquí y las subvenciones por allá. Si no quieres recibir una cornada, este es un tema a evitar. A no ser que cenes con catorce miembros de PACMA. Entonces se puede hablar de ello.

 

Las malditas dos Españas

 

A tu familiar vegano tampoco le hace gracia que le comentes que con un buen filete se le quitaba la tontería. Ni al que se sienta a tu lado que le recuerdes que se dio el filete con la chica de contabilidad en la cena de su empresa. Ni tampoco hay que entrar en parrilladas argentinas con la victoria de River y la derrota de Boca. Por no hablar ya del Barcelona y el Madrid o el Real Valladolid y la Cultural, o el Betis y el Sevilla, o el McDonald's y el Burger King. La paella y el arroz con cosas.

 

En definitiva, que no hables de nada. Y, por el amor de Dios, menos aún de los malditos patinetes eléctricos.