Los nacionalismos, Juncker y la peluca de Puigdemont