Los municipios del alfoz buscan junto a Valladolid un nuevo convenio para depurar el agua

Laguna de Duero. D.Á.

Este miércoles 25 se han reunidos representantes de Laguna, Zaratán, Arroyo, La Cistérniga y Simancas con la concejala vallisoletana María Sánchez.

Laguna de Duero, Zaratán, Simancas, Arroyo de la Encomienda y La Cistérniga han acordado junto al Ayuntamiento de Valladolid proponer borradores para un nuevo convenio de depuración de aguas en la EDAR de la capital que entraría en vigor a partir del 1 de julio, cuando se producirá el cambio del sistema de gestión del ciclo hidráulico en la ciudad.

 

Representantes de los cinco ayuntamientos se han reunido este miércoles 15 de enero con la concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, para abordar la situación del convenio que regula la depuración de aguas residuales de estos municipios, de los cuales dos -Laguna y Zaratán- ya tienen en marcha el sistema.

 

En declaraciones a Europa Press, Sánchez ha explicado que en el encuentro se ha acordado que, en previsión del cambio de gestión en la capital a partir del 1 de julio, los ayuntamientos del alfoz elaboren propuestas para el borrador del nuevo convenio que entraría en vigor. "La idea es que no tengan que pagar ni un euro más ni un euro menos del agua que depuren", ha apuntado.

 

Según la edil, se han dado un plazo de unas dos o tres semanas para presentar las propuestas y mantener una nueva reunión en la que trabajar en el nuevo convenio.

 

El actual marco que regula estas depuraciones está establecido por acuerdos firmados "entre 2009 y 2010" que no han entrado en vigor hasta 2015, cuando Laguna fue el primer municipio del alfoz en conectarse a la red de depuración de la capital. Por el momento, sólo se ha sumado Zaratán, mientras que se prevé que este mismo año se incorporen Simancas y Arroyo.

 

En cuanto a los convenios vigentes con Laguna y Zaratán, el Ayuntamiento de Valladolid mantiene la reclamación de un total de más de 1,5 millones de euros por las facturas de depuración de 2016 y 2015 -sólo en el caso de Laguna- y por el canon que factura la Confederación Hidrográfica del Duero al Consistorio de la capital, una cantidad a la que, según la concejal, no están dispuestos a llegar los municipios.

 

Sánchez ha subrayado que estos convenios "siguen vigentes" y ha incidido en que esperan que al menos aporten la cantidad necesaria para que el Ayuntamiento "no tenga que pagar por depurar" el agua a estos dos municipios.